27 abril 2010

¿El fútbol es así?

Menudo morbo tiene el Barça-Inter. Mourinho está dispuesto a ‘traducir’ un partido en algo muy distinto, y lo está consiguiendo. ¿Qué fue primero? ¿El huevo o la gallina? Mientras Guardiola disfruta a su manera por el momento que está viviendo, Mourinho se dedica a hablar claro o, clarisimamente, a provocar.

“El Barça tiene una obsesión”, según el entrenador del Inter, mientras que su club sólo sueña con jugar la final del Bernabéu.
Mourinho no teme por su integridad debido al ambiente, pero sí por la de sus aficionados. ¿Por qué? El público del Camp Nou no es precisamente violento, al contrario.
Sinceramente, no me parece un estadio que provoque temor a sus visitantes, ni a los de la hierba ni a los de la grada. Lo que sin embargo sí me parece una autentica provocación es lo de Luis Figo junto a Mourinho en el banquillo.
¿Qué busca el Inter? ¿Habrá cochinillo? Espero y deseo que no. Estoy confundido a medias. Creo que Mourinho lleva razón al señalar como obsesión lo del Barça y la final del 22 de mayo en el campo del Real Madrid.
No estoy tan de acuerdo con eso de que los jugadores del Barça se tirán mucho. Se tiran como todos. En Italia y en España. No me creo ni una sola de las palabras referidas por Motta sobre la “ayuda” que le prestarán al colegiado belga que pitará la semifinal.
El tiempo me dará o quitará la razón. ¿El tiempo? No. El marcador, dependiendo de si el resultado es a favor o en contra. También me confunde tanto S.O.S. como el club azulgrana está solicitando a su afición. No es menos cierto que se necesita esa ayuda en citas tan importantes y para alcanzar metas como esa, pero este Barça, como dice Guardiola, simplemente ha de ser él. Se ha exagerado mucho el ambiente. ¿Puede confundirles? Sí.
Me parece que sí, que se han equivocado. El Barça actual es primero juego y después casta. No al contrario.
Guardiola ha vuelto a ser Guardiola. Y Mourinho, también. Otras actitudes de estos dos fenómenos hubiera sido noticia, pero nunca más que el propio partido. Espero que el encuentro tenga tanta expectación como la que han despertado las conferencias de prensa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario