07 diciembre 2011

La crisis agrava las fabricas europeas.

Cuatro presidentes de fabricantes de automóviles europeos se reunieron ayer, dentro del grupo Cars 21, con Antonio Tajani, vicepresidente de la Comisión Europea (CE), para exponerle las consecuencias que la crisis económica está teniendo sobre este sector industrial.

El grupo estaba encabezado por Dieter Zetsche, presidente de Daimler y de ACEA, la Asociación de Constructores Europeos de Automóviles, y por Sergio Marchionne, presidente de Fiat y Chrysler, que le sucederá al frente de la mencionada asociación a comienzos de año. Con ellos, viajaron a Bruselas Stephen Odell, presidente de Ford Europa, y Philippe Varin, presidente de PSA Peugeot-Citroën.

El mensaje que dejaron es que el sector necesita un mercado estable y saneado para poder luchar contra uno de sus problemas más acuciantes, el de la sobrecapacidad de las fábricas.

El problema, según explicaron -aunque Zetsche, no lo padezca de igual manera con Mercedes- se va a agudizar el año que viene cuando el mercado reduzca un poco más su demanda y no supere los 13 millones de unidades de ventas en Europa occidental. En ese momento, el exceso de capacidad se elevará a casi tres millones de unidades de vehículos. Es decir, el equivalente a la producción de más de seis grandes fábricas.

En los últimos tiempos, ha habido constructores que se han propuesto cerrar alguna de sus factorías, pero la reacción de los gobiernos afectados ha sido de un rápido rechazo.

Sólo Marchionne ha mantenido su decisión de cerrar Termini Immerese, en Sicilia, con lo que ha reducido la capacidad del Grupo Fiat en Europa en 150.000 unidades al año. La planta ha sido adquirida por el empresario Massimo Di Risio para ensamblar en ella coches de la china Chery.

En estas condiciones, la industria ha hecho saber a la UE que tendrán que recurrir a los ERE afectarán a un número creciente de operarios. Y que, pese a esto, se enfrentan a años de pérdidas seguidas.

Los presidentes de estas marcas han declarado sentirse muy honrados por las felicitaciones de la CE por los logros conseguidos en materia medioambiental y en la seguridad de los vehículos, pero indican que la investigación necesaria para seguir mejorando en este terreno es cara y, en la situación actual, no hay recursos para suficientes para poderla mantener el ritmo de desarrollo. En este sentido, pidieron a la CE coherencia con la situación y atención al sector en todas las decisiones que se tomen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario