18 febrero 2012

Hay que saber perder

Las redes sociales de internet tienen esa virtud de permitirnos algo tan novedoso como palpar las reacciones de la afición en vivo, durante un partido. Y anoche, en Facebook y Twitter, el madridismo se quejó durante 35 minutos del cuarto de final de que su equipo estuviese tan blandito y desacertado. 

Uno no puede estar de acuerdo: sí, con problemas superiores a los esperables en un equipo ambicioso para superar una zona 2-3, pero no tan mediocres. Aguantar al mejor Fuenlabrada, a ese equipo indómito capaz de vencer a casi cualquier rival, y finalmente doblegarlo, no es algo desdeñable. Si se desdeña, se falta al respeto al conjunto de Porfirio Fisac, que ha sido sin duda el mejor de los cuatro equipos eliminados entre jueves y viernes. Fue un partido muy bien jugado (10 pérdidas cada equipo). Dicho esto, este Madrid necesitaría bastante más de su juego interior -anoche, casi en solitario el mejor Felipe Reyes de los dos últimos años- y de sus tiradores (7 triples de 22) para pretender arrancarle la Copa al poderoso Barcelona en una hipotética final. Veremos. 

El bronco y sordo duelo andaluz nos ha dejado un semifinalista claro, el Banca Cívica de Joan Plaza, que ha demostrado una capacidad de restablecimiento y profesionalidad notable tras su mal rato de la Liga ante el Madrid. 

El Unicaja, claramente vencido pese a una ilusoria racha en el último cuarto, perdió 21 balones contra una defensa individual irreprochable, pero que no hubiese provocado tal escabechina frente a un ataque organizado. Sin embargo, el proceso de disolución en el que parece inmerso el equipo malagueño es tremendo, y el uno-contra-todos parece su sistema ofensivo más frecuente. Sus hombres altos no reciben balones -Joel Freeland apareció prácticamente en los cinco últimos minutos tan sólo-, y la desmoralización parece generalizada. Desde el banquillo, confusión. Nenad Sinanovic, 4 puntos y 3 rebotes en menos de cinco minutos, volvió a su ostracismo habitual para no volver a salir de él. Un equipo aparentemente perdido, frente a un conjunto de Plaza cortado por el patrón de siempre, con Earl Calloway, Luka Bogdanovic, Paul Davis y Txemi Urtasun aportando suficiente pólvora para completar el trabajo defensivo. 

El Madrid ha arrollado en Liga al recién rebautizado Mad-Croc, como ha arrollado al recién rebautizado Banca Cívica. Sus dos rivales son lo suficientemente parecidos como para poder vaticinar reacciones similares, y los sevillanos deberían colocar hoy al Madrid en un brete similar al de anoche. El Barcelona sí que parece mucho más favorito contra el Baskonia. Pero las semifinales van a ser bastante más serias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario