29 febrero 2012

Un pancho fallece mientras transportaba cocaina

Un hombre de nacionalidad guatemalteca falleció ayer en el hospital Clínico de Madrid después de que le reventaran en el intestino varias bolas de cocaína. El bolero fue trasladado por varios familiares al centro sanitario el pasado lunes y falleció a las pocas horas, según fuentes policiales. 

El hombre ha sido identificado como Adalberto E., de 34 años. Llegó a España el pasado domingo en un vuelo transoceánico y el lunes comenzó a sentirse mal y a tener convulsiones. Su familiares avisaron a los servicios médicos de la Comunidad de Madrid que acudieron al domicilio. Fue trasladado por una ambulancia al hospital Clínico de Madrid en estado muy grave, ya que tenía problemas para respirar y había perdido la consciencia. 

En el centro médico no pudieron hacer nada por salvar su vida. En la tarde del pasado lunes el cadáver fue trasladado al Instituto Anatómico Forense donde ayer se le practicó la autopsia. Llevaba unas 75 bolas de polvo blanco en su estómago. En total, transportaba un kilo de cocaína repartido en bellotas de entre 13 y 15 gramos de peso cada una de ellas. 

En un principio la familia autorizó la donación de sus órganos, pero finalmente no se pudo realizar. Los agentes interrogaban ayer a sus parientes para tratar de averiguar las personas para las que trabajaba la víctima. 

Cuatro 'boleros' muertos 

Éste es el cuarto bolero que fallece en la región en los últimos dos meses. El 3 de septiembre se descubrió el primer cadáver. Se trataba de un joven de 27 años al que un paseante halló en un camino de arena en Alcalá de Henares. 
Este joven tenía aparentes traumatismos en el rostro y también se creyó que era una muerte violenta. En principio se trataba de un paraguayo, porque tenía un pasaporte de esa nacionalidad encima de su torso. La posterior autopsia también reveló que era un bolero que había fallecido de sobredosis. 

El siguiente caso se descubrió unas semanas después en Alcorcón. El hombre fue encontrado muerto el viernes 30 de septiembre en la calle San Luis. También era un bolero que falleció después de que le reventaran las bolas de cocaína que escondía dentro de su estómago, según confirmó la autopsia practicada al cadáver. 
El pasado mes de noviembre se halló el cadáver de otro bolero, también en Alcorcón, en la confluencia de las calles Nicaragua y avenida de América.

1 comentario:

  1. quien escribe estos articulos? me parecen buenisimos

    ResponderEliminar