08 marzo 2012

Un rockero diseñador

«Nunca pensé en dejar el mundo de la moda. Dar un paso atrás es a veces saludable y necesario. Es una forma de conservar el sentido común, el interés, la pasión... A mí siempre me ha gustado diseñar, pero el contexto ha de ser el adecuado, tener una perspectiva positiva», declaraba el pasado 20 de enero Hedi Slimane a The Daily Beast. Pues bien, ese contexto necesario que el chico rebelde de la haute couture estaba esperando parece haberse dado por fin. 

La histórica firma francesa Yves Saint Laurent confirmó el miércoles, último día de la Fashion Week parisina, lo que toda la profesión intuía. Slimane vuelve a la moda tras cinco años apartado del negocio y consagrado a su otra gran pasión: la fotografía. Y vuelve, además, a la maison en la que dio sus primeros pasos, en 1996. Entonces, Pierre Bergé le nombró director creativo de la línea masculina prêt-à-porter . Ayer, Paul Deneuve, consejero delegado de YSL, anunció que el hijo pródigo «asumirá la responsabilidad artística del conjunto de la marca y de todas las colecciones». O sea, que el couturier parisino de 43 años controlará la línea ready to wear y la alta costura, la ropa de hombre y de mujer, el diseño y también la imagen de la marca. Desde los tiempos de Galliano, nadie había tenido tanta libertad. 

«El talento excepcional de Slimane y su comprensión del espíritu de Yves Saint Laurent presagia un capítulo prometedor en la historia de la casa», señaló Deneuve, en un comunicado. A lo que el multimillonario François-Henri Pinault, presidente del grupo PPR, añadió que Slimane sabrá aprovechar el «formidable potencial» de la casa de moda. 
Punto final pues a la etapa de Stefano Pilati al frente de YSL. El estilista italiano, que en 2004 logró remplazar con éxito a Tom Ford, mostró el pasado lunes 5 su última colección para la maison: el prêt à porter femenino de otoño-invierno 2013. Así que habrá que esperar a la presentación de las colecciones de verano, el próximo mes de junio, para descubrir lo que Slimane tiene pensado hacer con una marca que cerró 2011 con una cifra de negocios de 353,7 millones de euros, un beneficio operativo de 41 millones de euros y una progresión del 31% en sus ventas. 

¿Pero quién es Slimane y qué ha hecho para que su retorno al fashion business sea tan comentado? De padre tunecino y madre italiana, creció en París y cursó estudios de arte mientras realizaba fotos y estilismos con modelos callejeros y se diseñaba su propia ropa. Entró en la moda por la puerta falsa del marketing, colaborando en el centenario del monograma de Louis Vuitton. De ahí pasó a creativo de YSL y, en septiembre de 2000, de Dior Homme. En el interín desarrolló la silueta Slimane mil veces imitadas por sus coetáneos: pantalones pitillo, chaquetas cortas, corbatas finas, look rockero ligado al advenimiento de las redes sociales y los blogs musicales así como a la emergencia del indie británico. En julio de 2007 anunció que dejaba el patronaje para dedicarse a la fotografía. 

Durante este periodo, ha vivido en Los Ángeles y ha mostrado sus trabajos en el blog Hedi Slimane Diary, así como en libros como Stage (2004) o Anthology of a Deacade (2011). Ha retratado a iconos del pop como Pete Doherty, Beck o Courtney Love. Y ha realizado exposiciones por todo el mundo, la última de las cuales fue California Song, inaugurada en enero en el MOCA angelino. Ahora, el chico rebelde vuelve al redil, quizá para revisitar aquella fórmula de la moda del siglo XXI que un día definió como «Fashion = music + youth + sex».

No hay comentarios:

Publicar un comentario