30 septiembre 2012

El desnudo de Harry Potter

La primera chica, el primer beso, ¡el primer desnudo! Harry Potter vive una crisis adolescente en 2007. Un año decisivo en su carrera. Una nueva película, un nuevo libro (casi con seguridad verá la luz a finales de año) y una obra de teatro. Esto último requiere su explicación.

Para julio se espera el estreno de Harry Potter y la orden del Fénix, que se rueda actualmente en espacios naturales de Escocia. Se publicará también la séptima y última entrega de las aventuras del mago, personaje creado por la escritora J. K. Rowling. El título del libro, un elemento que siempre se mantiene en secreto hasta última hora, se desveló ayer: en inglés, se llamará Harry Potter and the deathly hallows.

¿Y el teatro?La imagen del mago de la escuela Hogwarts se identifica en la vida real con el rostro del actor Daniel Radcliffe. A Radcliffe, de 17 años, la vida le ha dado una fortuna considerable -es el niño más rico del Reino Unido- y muchas oportunidades profesionales. En febrero, este joven nacido en el barrio de Fulham se subirá al escenario de un teatro del West End londinense para representar Equus, la controvertida obra de Peter Shaffer. Harry sale del cine y juega a ser un actor mayor. Como ha planteado Chris Hastings, editor de Cultura del Sunday Telegraph, es en este punto donde surge un dilema. Radcliffe sale totalmente desnudo en dos escenas. Sí, Harry Potter/Radcliffe desnudo. En carne y hueso, y nada más. El mago, el cándido chiquillo de la escuela Gryffindor, que este año afronta una nueva aventura en las pantallas, se presenta ante el público tal cual lo parieron, pero con 17 años.

«¿Deberían ver los niños a su héroe desnudo encima de un escenario?», se pregunta Hastings. De acuerdo, la cuestión parece absurda, pero sepan que el propio productor de Equus, David Pugh, ha explicado que se avisará a los padres de que hay escenas que pueden herir la sensibilidad. Más que nada, para evitar que algunos acudan con la idea de ver a Harry Potter y se lo encuentren en cueros sobre un caballo. Esa advertencia es, según Pugh, más que suficiente. «No voy a entrar en el juego de si un niño puede o no ver la obra porque tiene 11 o 14 años», ha dicho. «Los desnudos son parte esencial de Equus. Yo la vi con 14 y cambió mi vida».

Radcliffe rueda, al tiempo que ensaya esta obra, las últimas tomas de La orden del Fénix. Una de esas escenas la ha tenido que repetir 24 veces: la del beso que le da a su primer amor. ¡Toda una desilusión! La chica no es Hermione Grander, es una tal Cho Chang, un personaje interpretado por la escocesa Katie Leung.

No hace mucho, J. K. Rowling se desplazó a Escocia para visitar a los actores que recrean las aventuras de la criatura que la ha hecho millonaria. «Hace unas semanas, volví a los estudios de Leavesden, donde vi 20 minutos del filme. Tiene una pinta estupenda», dice la autora en su web. «Tuve oportunidad de hablar con Dan, Rupert (Grint) y Emma (Watson), lo que siempre es un placer para mí. Dan ha cambiado su teoría sobre Snape: dice que no quiere parecerse a esas personas que se dejan fotografiar con una enorme sonrisa junto a dictadores locos», escribe en su diario digital.

Cada paso que da Rowling genera una enorme expectación. Todo se interpreta. ¿Muere Potter en este libro? «Muere alguien», ha afirmado.

La escritora habla también de sus tormentos, de su proceso creativo. «Los camareros y las camareras que trabajan en la cafetería donde he escrito gran parte del séptimo libro pasaban a mi lado como subidos en zancos de más de cinco metros de altura. ¿Será que tengo que beber menos café?». Y cuenta cómo ha escrito escenas que lleva «pensando 12 años o incluso más. Dudo mucho que alguien que no se haya visto en un trance similar pueda hacerse una idea de cómo me siento. A veces eufórica y por momentos abrumada. A la vez quiero y no quiero acabar este libro (no os preocupéis, lo acabaré)».

Si muere o no muere Harry, es un dilema sin resolver. Que se hace mayor, que se enamora y se desnuda está claro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario