13 septiembre 2012

Fábricas de turismos en Europa

Chrysler Corporation y Mitsubishi Motors Corporation han iniciado conversaciones en busca de un acuerdo para fabricar coches en Europa. La operación tiene el mismo corte que la que estan negociando Ford y Mazda. Lo que más sorprende de la mismas es que estas conversaciones se han iniciado unas semanas después de que Chrysler vendiera un 12% de su participación en la marca japonesa, de la que poseía antes de esta operación financiera hasta un 45%. 

Robert Miller, vicepresidente para asuntos financieros de Chrysler, se apresuró a explicar que la venta no es síntoma de ningún distanciamiento entre ambas marcas y que los 75.000 millones de pesetas obtenidos de la transacción, se iban a invertir en hacer más cosas juntos. Este comienzo de negociación demuestra ahora la verdad de sus palabras y afirmaciones. 

Crysler ha hecho tan buen negocio que por la venta del 12% de su paquete accionarial en la compañía japonesa ha obtenido una plusvalía superior en seis veces al dinero invertido para comprar el 45%.

La idea de ambas marcas es establecer una factoría en algún pais europeo -se baraja también el nombre de España- para fabricar un vehículo del tipo «minivan» (furgoneta adaptada como turismo), del que Chrysler tiene un buen exponente en el modelo Voyager, del que produce a una cadencia anual de 100.000 unidades. 

Este acuerdo con Mitsubishi podría ser la segunda vía de retorno de Chrysler a Europa. La marca americna se había retirado de este marchado en 1978, al vender sus factorias en España, Francia y el Reino Unido, para concentrarse en el mercado americano, en el que sus ventas habian caido espectacularmente. Trás la toma de la dirección de la compañía por parte de Lee Iacocca, el pago de las deudas contraidas y el retomo a los beneficios, Chrysler intentó la introducción de sus productos en Europa llegando a acuerdos con Fiat y Renault para la distribución de los mismos en algunos países. 

Las ventas de Chrysler en Europa serán este año de 50.000 vehículos, concentradas de manera fundamental en los modelos Le Baron y Cherokee. Posteriormente firmó un acuerdo con Renault para fabricar en España, junto a la factoría de la empresa francesa en Valladolid, un vehículo todoterreno del que sólo se conoce el nombre clave «JJ» y que será el sucesor del actual modelo Cherokee. En Valladolid se producirán 25.000 coches al año, con un nivel de europeización del 80% de los componentes. Según las primeras previsiones de la compañía, solamente las trasmisiones podrían ser suministradas por las fábricas americanas.

El objetivo de Chrysler, que pretende tener a partir de primeros del próximo año una red comercial de 800 concesionarios en Europa, es alcanzar una venta de 100.000 unidades anuales, mínimo que se estima necesario para rentabilizar una operación de la magnitud que están planteando las citadas compañías con esta operación. Con respecto a la creación de una red comercial en España, esta en negociaciones con varias empresas. Una de ellas es Porsche España, que ya se encarga de vender los Saab y que a partir del año que viene podría igualmente hacerse cargo de la distribución de los nuevos productos Chrysler que se comercialicen dentro de las fronteras nacionales. 

En lo que se refiere a Mitsubishi, fabrica para Chrysler los modelos de automóviles de la gama baja americana, que se venden y comercializan en los Estados Unidos bajo las marcas Dodge y Plymouth. En Europa tiene conexiones con Daimler Benz con las que había llegado a un principio de acuerdo para fabricar furgonetas en España que, sin embargo, no llegó a cuajar, y con la familia Porsche, principal propietaria de Porsche AG, que se encarga de vender su gama en Alemania, Francia y Austria. En España, la importación de los Mitsubishi corre a cargo de una empresa subsidiaria de Mercedes Benz Española. Mitusubishi vende principalmente el todo terreno Montero y el Galant.

No hay comentarios:

Publicar un comentario