31 mayo 2012

El rey inglés con deje español

Por el citado escenario (reconstrucción de finales del siglo XX del original isabelino incendiado en 1613 precisamente durante una representación de Enrique VIII) han pasado una Cleopatra turca, un Romeo brasileño, un Macbeth polaco… Y ahora un rey inglés con acento español. Porque una de esas compañías escogidas fue la madrileña Rakatá-Fundación Siglo de Oro, a la que le correspondió el hueso de interpretar Enrique VIII, una de las obras más difíciles del bardo inglés. 

Al público que llenaba el recinto el día del estreno, sin embargo, esas dificultades (así como las económicas que arrastra esta compañía por la endémica escasez de ayudas oficiales, lo que les obliga a la austeridad escénica y al ingenio en el vestuario) le dio francamente igual. Desde el primer momento, en los anfiteatros y en el patio (donde la gente asiste a las representaciones de pie), la historia del rey, la reina, la nueva esposa y las intrigas de consejeros, nobles, cardenales y demás cortesanos interesó a los asistentes, que empatizaron inmediatamente con la causa de Catalina de Aragón. 

Ante un aforo que superó el martes en el estreno el 90% y al día siguiente llegó al 100%, los actores que dirige en esta aventura Ernesto Arias, encabezados por Fernando Gil (Enrique VIII) y Elena González (Catalina), hicieron lo que mejor sabían: se apoyaron en un texto (adaptado por José Padilla y Rafa Lavín) que no da tregua al espectador y que le mantiene intrigado hasta el final. Y todo ante la sobriedad impuesta, pues las obras en el Globe se representan sin escenografía. 

Nada de artificios ni simbolismos superfluos para defender su Shakespeare, incrementando en cada escena la intensidad dramática hasta llegar al clímax final, donde el delirio de Catalina emocionó a muchos de los presentes. Entre ellos se encontraba ayer mismo el embajador en el Reino Unido, Federico Trillo, quien acudió por interés personal ya que su tesis doctoral versó sobre el poder político en los dramas de William Shakespeare. 

Ni siquiera los aviones que sobrevuelan constantemente el Globe (y que se dejan oír con bastante claridad) consiguieron que el público se perdiese en la trama que marca el triángulo amoroso de Enrique, Catalina y Ana Bolena (Sara Moraleda) y evoluciona durante tres juicios.

Y es que se suceden los juicios a Buckingham (Julio Hidalgo), a Cranmer (Jesús Teyssiere) y a la propia reina. 

El enamoramiento fue, con todo, correspondido ya que, al término de la función, los actores reconocían que habían sentido esa energía y se habían «bañado» en ella. 

Esa misma sensación (quizá no tan eufórica porque no todas las audiencias comunican el calor como el público español) ha encandilado a las otras 32 compañías que ya han pasado por el Globe. La respuesta ha sido «desbordante», reconoció en entrevista con EL MUNDO Dominic Dromgoole, director artístico del teatro. 

La discordia, eso sí, llegó a causa del estreno de El mercader de Venecia a cargo de la compañía israelí Habima National Theatre de Tel Aviv, que presentó la obra en hebreo. 

Desde primera hora de la tarde, el Globe y sus alrededores fueron tomados por fuerzas de seguridad (policía uniformada y de paisano) que vigilaban discretamente las evoluciones de dos corralitos vallados (uno a cada extremo de la calle) donde estaban situados partidarios de la causa palestina y simpatizantes del pueblo israelí. 

En la puerta del teatro se estableció un riguroso control para impedir la entrada de ningún bolso dentro del local. Todo parecía seguro hasta que, al comienzo del primer acto, un grupo de personas sacó banderas palestinas y pancartas en el primer anfiteatro y tuvo que ser desalojado. 

Durante las más de dos horas que duró la función, una decena de personas fue obligada a abandonar el Globe, mientras que el resto del público asistía, pretendidamente impávido, a la representación por parte de esta compañía fundada en Moscú en 1905 y establecida en Tel Aviv en 1920. 

El segundo y último día de función (cinco horas más tarde del estreno de Enrique VIII) se repitieron manifestaciones y protestas, pero los actores de Habima, acostumbrados a todo tipo de situaciones, llevaron con elegancia su trabajo. 
Hasta el lunes, todo había sido una balsa de aceite desde que el festival arrancó el 21 de abril con Venus y Adonis en afrikaans e inglés sudafricano. 

Las obras de Shakespeare se han representado en maorí (una llamativa versión de Troilo y Crésida), turco (Marco Antonio y Cleopatra), italiano (Julio César), polaco (Macbeth), ruso (Medida por medida), swahili (Las alegres comadres de Windsor), griego (Pericles), indio (Noche de reyes), mandarín (Ricardo III), coreano (El sueño de una noche de verano), cantonés (Tito Andrónico), árabe palestino (Ricardo II), bangla (La tempestad), shona (Dos caballeros de Verona), serbio, albanés y macedonio (Enrique VI, partes I, II y III), español de México y Argentina (Enrique IV, partes I y II), armenio (Rey Juan), bielorruso (El Rey Lear), georgiano (Como desees), portugués de Brasil (Romeo y Julieta), japonés (Corolario), gujarati (Bien está lo que bien acaba), yoruba (Cuento de invierno) y urdu (La fierecilla domada). 

Pero también se ha rapeado Otelo, se ha representado en lengua de signos Trabajos de amor perdidos y se ha puesto en escena Cimbelino en juba, el dialecto del árabe que hablan en el paupérrimo Sudán del Sur. 

Después de Rakatá-Fundación Siglo de Oro y de su Enrique VIII, el Globe hablará persa (La comedia de los errores), alemán (Timon de Atenas), francés (Mucho ruido y pocas nueces), lituano (Hamlet) e inglés (Enrique V). Un sueño hecho realidad para todas estas compañías, que comparten el privilegio de ser las únicas a las que Shakespeare invitó a su propia torre de Babel. 

«La fuerza emocional está impresionando al público», señala encantado Dominic Dromgoole. 

28 mayo 2012

Me pregunto si las religiones sirven para algo

Peret es hoy la cabeza rapada y la barba perfecta. El cuerpo abundante y la mano ancha apoyada en un bastón de patriarca con el que golpea el suelo con tres toques de autoridad subrayando cuando conviene la llamarada de las palabras. Peret es mucho más que la rumba y es, sobre todo, la rumba catalana con una intuición y un talento que escapa por las costuras del mediodía.

Peret es un gitano legítimo que trae el árbol hembra de las venas regado por tres cuartos de sangre caló. Nació en Los corrales de Mataró, en unas tahúllas con barracas. Hijo de un vendedor ambulante de telas que se afeitaba sin apearse del sombrero mientras cantaba. Le decían el mig amic (el medio amigo). Eran los años del piojo verde, de las ratas como ponis, los días del hambre y el aceite de ricino. Las horas negras de los gitanos. Las madrugadas de las fogatas. Cuando las tormentas dejaban más agua dentro de las chabolas que en los pantanos. Recuerda la mañana de 1939 en que un avión de combate hizo una pasada por encima del poblado y uno de sus tíos, ante el espanto general, gritó: «¡No pasa nada! No preocuparse. Son de los nuestros». El avión apareció de nuevo un par de minutos más tarde y ametralló al vecindario... «Esas cosas no se olvidan. Y te marcan. Y con los años dejan una conciencia del bien y del mal muy clara», exclama. Peret aprendió a leer mirando cartelones de la calle, preguntando las letras a quien sabía. No recuerda cuándo comenzó a tocar la guitarra. Es un tipo intuitivo, con un sentido de justicia social con la bondad por argumento.

Esta mañana, en el bar Salinas de Mataró, con un tallat y dos de azúcar tiramos por aquí o por allá. El tracatrá de la conversación se pone en marcha y Peret, ese icono que encendió el mundo con rumbas, tira ahora en formato hombre de la calle con su resonancia reflexiva bajo la mirada espesa de un puñado de estudiantes que a media distancia nos contemplan.

- Estoy desconcertado con todo esto que vivimos. No hay humanidad. Los bancos no tienen sentimientos. No hay entrañas... Son los de siempre, los mangantes de siempre los que van a por todas. Ellos son el Gobierno y la ley. Quitan y ponen presidentes a su antojo. Y ya no podemos esperar que venga nadie a solucionarlo. Es atroz.

- ¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

- Por la avaricia. Escucha lo que dice la Biblia: «La raíz de todos los males es el amor al dinero». Ésa es la clave.

- Me refería a porqué hemos empezado la charla por la crisis...

- Es lo que importa a la gente. En los 77 años que tengo nunca había asistido a un momento como éste. Y no tengo mucha esperanza en que la cosa vaya a cambiar. Lo del 15-M está bien, vale, pero no creo que tenga la fuerza suficiente. Los que mandan controlan las claves necesarias para que nadie pueda dar la vuelta a las cosas.

- No deja lugar a la esperanza...

- Es que no la hay. Estamos dirigidos por gente muy mala que siempre quiere más. Y yo hay cosas que no acepto. Soy un hombre de garganta estrecha. No trago fácilmente. A veces pienso que si hubiese hecho el servicio militar me habrían matado, porque la autoridad porque sí me subleva. Siempre genera injusticia. Y con las injusticias no puedo.

El Pescaílla hacía rumba flamenca en el barrio de Gràcia y Peret desarrolló la rumba catalana en los dominios de la calle de la Cera, en El Raval de Barcelona. Muchos quisieron ver guerra entre ellos. «Pero de eso nada. Nos llevábamos muy bien. Es más: si el Pesca tenía un problema grande antes me lo contaba a mí que a su familia. Imagínate... Y luego había una diferencia entre nosotros. Él no componía y yo sí».

La rumba catalana comenzó como una bullanguita para bailar, con las palmas de El Toni, de El Huesos, de El Joanet... Aunque Pere Pubill Calaf, gitanito de Mataró del 1935 que debutó en el Teatro Tívoli a los 12 años junto a su hermana Pepita, empezó pronto a desovar ideas contrarias y desacuerdos en algunas de las letras que bailaban las suecas con los brazos en alto por los tugurios de Calella.

- Es cierto que lo que yo hago tiene mucho de festivo, pero también me ha gustado meter en las letras las cosas que no me gustan. Es decir, manifestar un cierto compromiso. Y eso no todo el mundo lo sabe... Cuando empezó la democracia yo voté por que quería democracia. Venía ya harto de la dictadura...

- ¿Y ahora?

- Pues ahora ya no voto. No quiero entrar en el juego del voto en blanco. Eso no vale de nada. La abstención sí que es un gesto fuerte. No voto para no legitimar lo que no me gusta. Este mundo es una mentira, pero uno tiene que buscar de dónde nacen y dónde están las mentiras para que no te engañen... Hay que pensar. Hay que analizar las cosas en contra de los que creen que este planeta es plano.

- ¿Considera que se le ha entendido como músico más allá del éxito?

- Teniendo en cuenta que hay críticos de música que no tienen ni idea, pues no lo sé. Pero siempre he tenido claro que la música es hacer las cosas porque uno quiere. Y yo me he sentido siempre un hombre libre. Veo la injusticia y lo tengo que decir. Y ahí están mis letras... La falsedad no va conmigo. A mí si me dan jabón me están ensuciando. No sé someterme a nadie ni a nada.

- ¿La música lo es todo?

- Bueno, cada vez es más importante para mí, ya ves. Aunque no diría que lo fuese todo. Yo no soy músico ni artista. Debo ser honesto. Músicos son los que saben leer y escribir música. Y es de ellos de quienes yo he aprendido.

La empuñadura del bastón de Peret es una mujer desnuda. Hubo un tiempo en que las discotecas daban el campanazo de cierre con uno de sus temas. Y, a la vez, Manuel Vázquez Montalbán escribía en la revista Triunfo (1969) que la nova cançó no sólo tenía de estandartes a Serrat y a Raimon, sino que la canción que Peret dedicó a su padre, El mig amic, era la mejor del asunto.

No va por la vida con su éxito de gitano ni con llanto de cebolla. Peret es un referente de algo que va más allá de las radios Telefunken de los años 60. Mucho más allá del tururú. Es parte de esa cultura del desmonte que en España significa un modo distinto de modernidad.

En el 82 entró de predicador en la Iglesia Evangelista. Aparcó la música. En la tarima parecía Al Green, aquel gigante del soul que aullaba cosas de la Biblia con las córneas en blanco... Nueve años después, Peret salió por patas.

- Las religiones no sirven para nada. Aunque aprendí algunas cositas de aquella experiencia. Por ejemplo, que el amor es lo primero. Que uno en verdad no es nada. Y que hay que luchar mucho para no ser mala persona.

- ¿Se arrepiente de aquello?

- No me arrepiento tanto de haberme metido en el evangelismo como de haber metido a otros. Yo aprendí de Jesús. Todo lo que hablo ahora es lo que he aprendido de su palabra... Pero cuando salí me fui a pedir perdón a todos a los que se habían convertido por mí.

- ¿Cuáles son sus miedos?

- Pues no sé. No hay que temer a nadie ni a nada. Es más útil tener respeto. En la Biblia se dice que hay que temer a Dios... Pues a mí eso no me gusta. El miedo no trae nada bueno.

Peret se apoya en el bastón y deja la barbilla en el pubis de la dama que le da forma a la empuñadura. Los estudiantes se han pirado. Saben quién es, pero les pilla lejos. El nacionalismo sulfúrico no ha reconocido nunca a Peret, que es un caló estiloso con acento catalán que ha hecho mucho más por este lugar que tanta bandería. Pero ya no se exalta. Él está en su guerrilla. «Los bancos son inhumanos. Una vergüenza». Y cuando cierra los ojos y piensa en su infancia siente aún el calor de las hogueras entre las patas de las mulas. Peret es un moderno raro.

25 mayo 2012

La Feria del Libro más pobre que nunca

Dos libros cuyas páginas están marcadas con los clásicos bocadillos de los cómic, pero sin diálogos, es la imagen, la metáfora, que el fotógrafo Chema Madoz ha trazado para la 71 edición de la Feria del Libro, que abre hoy sus puertas en el tradicional Paseo de Coches del Retiro. El lugar para las palabras está en blanco. La historia ha de escribirse y de momento su prólogo no es demasiado alentador. 

Este 2012 el panorama es mucho más modesto: el número de pabellones destinados a las actividades ha disminuido; desaparece, entre otros, el de Círculo de Lectores, tan activo en pasadas ediciones, y se reducen las actividades llevadas a cabo por las universidades, mientras las casetas -356, correspondientes a 425 expositores- se despliegan en medio de la incertidumbre general, con los responsables del sector editorial abrumados y expectantes ante un escenario marcado por los recortes y en el que no se dibujan signos de recuperación. 

«La crisis nos está afectando muchísimo. El descenso de los ingresos es muy significativo y la devolución de ejemplares no deja de aumentar debido a una bajada importante de la demanda», pinta en tonos sombríos el ambiente Pilar Gallego, presidenta de la Feria, cuya organización define en estos momentos como «una empresa quijotesca» que ha sido posible poner en marcha gracias al patrocinio de entidades como Banco Sabadell

CIFRAS. A falta de datos oficiales, los pronósticos apuntan a una caída en las ventas de libros del 10% en 2011, tres puntos por encima del 7% registrado en 2010, y todo indica que la situación se ha agravado en los tres primeros meses de este año.

Los libreros sitúan el descenso en una horquilla que va, dependiendo de la capacidad para el optimismo o el pesimismo de cada cual, entre el 8 y el 12 %, debido a la reducción de la demanda de una sociedad que, agobiada por la asfixia de la recesión y los malos augurios, se resiste a consumir productos culturales y aplica la filosofía del ahorro -de la tan repetida austeridad- en el gasto familiar. ¿Será la Feria del Libro de Madrid capaz, una vez más, de dar un vuelco a esa tendencia? «Se trata de una actividad lúdica y festiva que siempre ayuda a remontar la cuenta de resultados, a afrontar los meses de verano», señala Fernando Valverde, al frente de CEGAL, organización que agrupa a la todas las federaciones de gremios de libreros de España. 

LIBRO DIGITAL. Aunque el e-book no sea el protagonista de una Feria destinada a ver, palpar y dejarse conquistar por los libros de siempre, en papel, el debate sobre el proceso de cambio del sector estará presente en alguna de las mesas redondas.

No puede ser de otra manera en un momento marcado por la transición. Un momento en el que a la incertidumbre de la crisis se suma el reto de la industria del libro de adaptar sus modelos y estructuras a la era digital. Hace tiempo que el sector ha cambiado el discurso de la amenaza por el de la oportunidad. La oportunidad de expandirse, de hacer nuevos negocios. «Que nadie vuelva a decir que los editores somos reacios a asumir la transformación, porque llevamos mucho tiempo preparándonos para ello», afirma Antonio María Dávila, del equipo directivo de la Federación de Gremios de Editores. 

Según un informe reciente sobre el sector, el 75% de las editoriales españolas disponen de un proyecto digital y la tendencia va en aumento, aunque las inversiones tardarán en rentabilizarse. En 2011 se registraron en el ISBN 84.510 obras en papel frente a 17.843 en formato electrónico, por lo que éstas últimas suponen un 17% del total. Los datos fijan un incremento del 38% con respecto a 2010, pero la venta de e-books aún representa un porcentaje muy pequeño en el cómputo de la facturación total -un 2,4% en 2010- .

En el último Liber todo apuntaba a que la aceleración comenzaría este 2012, una vez asentadas las grandes plataformas de venta y cuando el precio de los dispositivos de lectura empezase a bajar, pero la bruma de la crisis cada vez es más espesa y las costumbres varían muy lentamente. Sólo el 6,8% de los españoles declara leer libros en formato digital y sólo un 3% dispone de un e-reader. 

Todo el sector está de acuerdo: la piratería es uno de los impedimentos para que se cree un mercado razonable en nuestro país en torno a lo digital. El porcentaje del negocio no está tan lejos del entorno europeo, que no llega a alcanzar el 3%, pero a diferencia de países como Francia, Alemania, Gran Bretaña o Italia, país invitado en la presente edición de la Feria del Libro, las descargas ilegales nos hermanan con países como Canadá, China, Rusia o Ucrania, según la lista elaborada por el Congreso de Estados Unidos. 

Los libreros trabajan en el proyecto de una plataforma conjunta para hacer frente a la competencia desleal de empresas como Amazon, que no respeta el precio fijo. «Para nosotros es una especie de demonio, no vamos a negarlo», asegura Fernando Valverde, de CEGAL, quien alude también a la opacidad de la plataforma estadounidense a la hora de ofrecer cifras que permitan hacer un pronóstico certero de cara al futuro. «Ahora mismo todo es tan confuso, está tan enmascarado, que resulta complicado saber cuál es el impacto real del sector». 

No ayuda tampoco el tema del IVA, ya que las descargas se gravan con un 18% frente al 4% del papel, «todo un despropósito que hay que corregir urgentemente a través de las directivas comunitarias», afirma Antonio María Dávila. 

RECORTES Y PARÁLISIS. En los corrillos habituales durante la presentación de la Feria del Libro, de lo que más se hablaba era de los recortes y del momento de parálisis que vive el sector, sobre todo los libreros, los más afectados, a la espera de recibir las partidas ya aprobadas en los últimos presupuestos. Partidas diezmadas, pero necesarias para hacer frente a los proyectos aparcados.

La rebaja de 80.000 euros -el presupuesto se ha fijado en 250.000 euros- les impedirá seguir desarrollando, por ejemplo, el programa de adaptación a las nuevas tecnologías. Y a eso hay que agregar la deuda que todavía no se ha saldado de alguna de las comunidades con los libreros correspondiente a la campaña escolar de 2011, una de las fuentes de ingreso que permiten a no pocos salvar el ejercicio. 

BIBLIOTECAS. Una de las principales quejas del sector se centra en el capítulo de las bibliotecas públicas, que han sufrido un drástico recorte -de los 40 millones que recibieron en 2008 se pasa a seis y desaparecen los 25 destinados a los centros escolares-. «No se puede poner freno al futuro, es comprensible. Tanto en Europa como en América Latina se tiene muy claro que las bibliotecas públicas son vitales», señala Antonio María Dávila, mientras que Fernando Valverde pone como ejemplo a Francia, donde se ha puesto en marcha un exitoso sistema de excelencia y especilización estimulado con exenciones fiscales. 

En este sentido, los libreros que acudieron el pasado martes a la presentación del programa de la Feria se encontraron con una grata sopresa. Timothy Chapman, coordinador de la Delegación de las Artes del Ayuntamiento de Madrid, aseguró que la institución está dispuesta a defender la Feria, a seguir realizando campañas de fomento de la lectura y a defender las bibliotecas municipales, tres pilares a los que denominó «servicios culturales básicos». 

Ana Santos, recién estrenada como directora general de Bibliotecas, Archivos y Museos, corroboró sus palabras. «El consistorio madrileño tiene previsto volver a comprar libros con destino a las bibliotecas», señaló. 

Un poco de luz para un sector que sobrevive gracias al esfuerzo y a la capacidad de adaptación, optando en muchos casos por negocios en los que la venta de libros se combina con la oferta culinaria y un mayor número de actividades culturales. Curiosamente, la bajada de las ventas ha sido más notorias en las grandes librerías que en las medianas y pequeñas. 

ZONAS DE LUZ. Si en algo se muestran optimistas los editores es en los buenos resultados de las exportaciones, que en los primeros meses de este año han aumentado en un 15%. La venta de derechos y el aumento de las traducciones como señal del interés de Europa y EEUU por nuestros autores, así como la demanda de material de enseñanza del español, el saludable mantenimiento del intercambio con América Latina y la fuerza de la literatura infantil y juvenil, son signos esperanzadores. 

Los expositores que desde hoy y hasta el próximo 10 de junio se alinean en el Retiro tienen claro que cuentan con la mejor de las armas para hacer frente a los molinos de viento del presente: los libros. Una corriente de imaginación de consecuencias incalculables.

22 mayo 2012

~~~ Codigo promocional Iberostar

El calor ya está empezando a dejarse ver, ya no hay quien nos quite las ganas de sol y de playa. Habrá que aprovechar el 15% de descuento que Iberostar ofrece en sus hoteles, o uno de sus bonos para gastar en el hotel que reserves. Iberostar hoteles.


                                             >VER LOS CÓDIGOS DE IBEROSTAR<


Por algo es la cadena de hoteles más conocida en nuestro país. Vale que es un poquito más cara que las demás, pero el servicio que ofrecen también es incomparable. Además, lo de cara era antes, ahora con la crisis, se ha puesto todo tirado y más los viajes. Pues justo son estos momentos cuando hay que aprovechar para disfrutar y ver el mundo.

Ganas de matar a un periodista

EN ENRIQUE VI, William Shakespeare escribe: «The first thing we do, let's kill all the loyers». Muchos le desean lo mismo a los periodistas. Resulta difícil matar a la profesión, pero quienes la ejercen se hallan en peligro de extinción. Mutaron en especies raras, con mil ojos, mil oídos, mil manos que multiplican sus sentidos para que no se les escape nada. Los poderosos Eva Belmonte, Víctor Mondelo y Javi Oms representan mucho más que el tres per cent de elmundo.es, y saben que aquella vieja máxima de «lo quiero para ayer» se ha convertido en «tendríais que haberlo publicado hace un minuto». Gozan de una agotadora omnipresencia, que incluye un futuro a cualquier precio.

La supervivencia del periodista se basa únicamente en el trabajo. Apenas necesita comer y la prueba es que se alimenta de las porquerías de una máquina expendedora y de café envenenado. Qué diría la gastronómica Belén Parra. La exactitud es la mejor arma con la que protege su prestigio. Por eso Melgar, el perfeccionista, repasa minuciosamente los contenidos hasta la hora del cierre. Acaba de madrugada y tal vez luego se reúna con los grandes de la cantera Cris Rubio, María Pérez, Sergio del Amo y Dani García Sastre, alias Punto G (de inmenso). Que los periodistas no duermen lo saben en los bares. Que los de la edición de Cataluña forman un equipo lo demuestran a diario.

Se los tacha de ombliguistas. Viven en un mundo aparte llamado redacción, que a su vez es el centro del mundo y que, cual dios Atlas, el director Álex Sàlmon carga a su espalda haciendo equilibrios. Menchi lo recorre para echarle una mano. Y así conquista tierras salvajes como aquella que enarbola la protectora de los Mossos, Xiana Siccardi, con una sábana ensangrentada de Marilyn Manson, páramos brutales como los que explora Germán González desde la sección de tribunales, o outlets de los que está al tanto Leonor Mayor, quien, volviendo de un mitin en Cornellà, hace unos años, exclamó con franca admiración que ir en metro es mejor de lo que imaginaba. Desde siempre, Héctor Marín es «el recién llegado».

Contra todo pronóstico y natura, pueden tener familia. Y si no que se lo pregunten a la jefa Maite Coca, a nuestro Grantaboy Matías Néspolo o a Ana María Dávila, cuyos gemelos hemos visto crecer a través de las fotos del móvil. Cómo la mantienen es una cuestión a la que podría contestar la superheroína de cómic Laura Fernández. El núcleo familiar de Javier Blánquez lo conforman la música y el segundo gato más famoso después de Soseki. Se llama Jimmy (en honor a su idolatrado Giménez-Arnau).

Algo se muere en el alma del diario cuando un redactor se va. Por eso, sus compañeros le dedican una portada que recoge los mejores momentos que compartieron, como fue el caso de Dani Cordero. Se los considera endogámicos, autombomberos; la maestra Anna Alós los llama cursis cuando se emocionan porque alguien habla de ellos, porque es a ellos a quienes corresponde hablar de lo(s) demás. Ésta vuelve a ser una profesión de la calle porque tarde o temprano ahí es donde acabaremos todos, junto a la ideología. Los redactores ya no tienen quien los apadrine. Por eso, se extinguen a la misma velocidad que los contenidos de un periódico, que va perdiendo interés y mengua hasta desaparecer. Retomando a Shakespeare: «ser o no ser, ésa es la cuestión».

21 mayo 2012

Los peperos y sus recortes

Lo anunció ayer el secretario general del PP-A, Antonio Sanz, quien indicó que, desde su fuerza política, promoverán una moción en las administraciones locales andaluzas porque «no es que no haya que hacer ajustes, sino que no cabe que siempre caigan sobre los trabajadores y los sectores más empobrecidos». En este sentido, manifestó que Rajoy, «nunca se ha atrevido ni se atreverá a plantear recortes a los funcionarios como ha hecho el presidente andaluz, José Antonio Griñán, y ya hizo antes José Luis Rodríguez Zapatero».

Así, criticó que este «recortazo», que consiste en «meter la mano en los bolsillos de los trabajadores públicos y subir el IRPF autonómico, es culpa del desastre de la gestión económica que ha presentado estos años el PSOE», señalando que si la Junta «hubiera hecho los deberes», Andalucía «no estaría presentando recortes, estaría presentando ajustes».

Del mismo modo, Sanz lamentó que «sólo con la corrupción de los expedientes de regulación de empleo (ERE) nos podríamos haber ahorrado 1.500 millones de euros». «Ese sí es un 'recortazo' social, porque era el dinero de los parados», ha afirmado.

La segunda moción anunciada por Sanz tiene que ver con el «incumplimiento de la Junta con las provincias» con respecto a la ejecución presupuestaria, que cifró en 10.100 millones en los últimos cuatro años. El dirigente popular apuntó que, al igual que la Administración autonómica se caracteriza por su política de «buscar la confrontación» en sus exigencias al Estado, «ha llegado la hora de que las provincias reclamen su deuda».

En este sentido, Sanz ha lamentado que, debido a la falta de ejecución presupuestaria, «no se han hecho los hospitales, centros educativos, los centros sociales, infraestructuras y viviendas» en Andalucía, al tiempo que «se ha puesto en peligro o ha hecho perder» más de 150.000 empleos.

Estas declaraciones las efectuó ayer el secretario general del PP-A en el encuentro Coffee&politics con blogueros y expertos en redes sociales organizado por su partido en Sevilla. Allí Sanz anunció que su grupo parlamentario presentará en la Cámara autonómica una propuesta para crear una 'Agenda Digital Andaluza' para «aprovechar las nuevas tecnologías para el desarrollo social». La idea de los populares es que este plan contribuya a «reducir la brecha digital» en la región.

19 mayo 2012

Las coincidencias son algo más de lo que parecen

Ocurrió el pasado mes de julio. Con la primera versión de El ángel perdido recién salida de la impresora y todavía sepultado en montañas de papeles y mapas, sentí un súbito apremio. Llevaba semanas enfrascado en mi trabajo. Necesitaba un poco de oxígeno. Así que, sin pensármelo mucho, tomé el coche, enfilé la N-VI rumbo a Galicia y con mi borrador comencé a deambular por el escenario en el que arranca y termina mi trama. En el fondo buscaba algo simbólico para dar por terminado mi trabajo.

Soy un apasionado de las coincidencias. De las señales. Desde hace años llevo un diario donde las anoto todas y durante el viaje decidí abrir bien los ojos. "Ojalá encuentre una", pensé. Así empezó este juego, que sólo ahora revelo.

Llegué a Santiago una tarde de Mundial de Fútbol y Año Santo. Enfrascado como estaba en mi historia, ambas efemérides se me habían pasado por alto así que, con cierta aprensión, dando codazos a peregrinos y turistas, me interné en el templo tratando de imaginar cómo podría una restauradora que trabajara de noche en los andamios del Pórtico de la Gloria ponerse a salvo de una lluvia de disparos. Justo así arranca mi obra. Durante la siguiente hora recorrí los pasos que dan un agente de la Agencia Nacional de Seguridad norteamericana y un fanático yezidí del noreste de Turquía detrás de esa mujer. Incluso vencí a la carrera los mismos obstáculos que ellos y cuando terminé el recorrido, eché un vistazo satisfecho al reloj. El tempo de esa primera secuencia de El ángel perdido funcionaba, pero no había ni rastro de mi señal.

Fue al dejar atrás la Catedral cuando caí en la cuenta de algo. Siete años atrás, con La cena secreta en esa misma fase de redacción, también me lancé a un viaje parecido. Conduje más de 1.000 kilómetros del tirón hasta Amboise, a los pies del río Loira, sólo para mostrar aquella novela a la tumba de su protagonista, Leonardo da Vinci. Era como si, de algún modo, necesitara el nihil obstat del genio antes de darla a imprenta. Una autorización sin palabras, íntima, parecida a la que, por cierto, también requerí a la Gran Pirámide de El Cairo cuando, en las navidades de 2001, acudí a ella con el texto sin corregir de El secreto egipcio de Napoleón.

¿Qué era eso? ¿Una locura propia que me había pasado desapercibida hasta repetirla por tercera vez? ¿Un acto romántico? ¿Mágico tal vez? El lector es libre de ponerle etiqueta. Después de confesarlo aquí, yo prefiero tomarlo como una forma diferente de entender la literatura.

Desde que en 1998 publicara mi primera novela hasta hoy, no ha habido trama en la que no me haya implicado a fondo. Se trata de una implicación vital. Todas mis novelas merodean por las grandes preguntas. Mi ficción no sólo entretiene, sino que propone respuestas a esas cuestiones. Si en aquella novela sobre Napoleón exploraba de dónde venimos y buceaba en nuestra obsesión por la inmortalidad, en El ángel perdido me he propuesto entender quiénes somos y qué nos ocurre antes y después de la vida. Ahí es nada.

INTRIGA CON ÁNGEL. La tarea ha sido ardua. He tardado más que nunca en terminar esta novela que transcurre en 72 horas y contiene desde alta tecnología militar a viejas invocaciones mágicas. Lo curioso es que descubrí la inspiración en el Libro del Génesis, que me enseñó que esta especie de caos en el que hoy vivimos ya lo experimentaron antes nuestros antepasados… y salieron airosos.

En efecto. Hace unos 6.000 años, una inundación parecida a la que el mes pasado devastaba Brisbane (Australia), truncaba el curso de la Humanidad. El mito, que se ha inventariado con pocas variantes en más de 200 culturas de los cinco continentes, habla de cómo Dios alertó a una familia de elegidos dándoles instrucciones para que construyeran una nao colosal que los salvase. Hoy se acepta que los escribas del Antiguo Testamento versionaron ese episodio a partir de una narración más antigua. Fue escrita sobre tablillas de barro y muchos la consideran el primer relato de la Historia: la Epopeya de Gilgamesh.

Aztecas, aborígenes australianos, griegos e incluso egipcios contaron historias parecidas. Bajo esa óptica, hasta el hundimiento de Poseidón, la capital de Atlántida que describe Platón, parece beber de ese relato primordial. Pero lo que a mí me fascinaba es que los héroes de esos relatos se salvaron porque lograron comunicarse con los dioses y recibieron de ellos información privilegiada.

El último gran receptor moderno de esa clase de mensajes fue el filósofo, matemático, astrólogo y mago de la corte de Isabel I de Inglaterra, John Dee. En 1581 aseguró haber sido testigo de la aparición de un ángel que le urgió a aprender su lengua -la que hablaban Dios y Adán en el paraíso- para después darle instrucciones sobre cómo dominar la naturaleza.

Durante meses yo intenté estudiar la llamada lengua enoquiana, y descubrí que Dee fue uno de los últimos sabios en mencionar unas misteriosas piedras que, en circunstancias especiales, favorecían comunicaciones como las suyas. Las llamó "adamantas" y a mí no se me escaparon sus vínculos con otras piedras comunicantes, como la Kaaba, las Tablas de la Ley, e incluso con la versión del Santo Grial de Wolfram von Eschembach (siglo XIII) donde se lo describe como una piedra "del más puro origen", probablemente meteórico.

Cuando encontré esos cabos sueltos supe que tenía una novela entre las manos. Las piedras de comunicación debían proceder de tiempos antediluvianos, cuando, según todas las tradiciones, el hombre aún hablaba con sus divinidades. Imaginé que esas piedras pudieron sobrevivir a bordo del Arca de Noé, y que para encontrarlas habría que llevar a mis personajes hasta el monte Ararat.

Para escribir, también yo subí el Ararat, desafiando sus 5.165 metros con César Pérez de Tudela. Sin embargo, no fue hasta esa tarde de julio en la que viajé a Compostela cuando la catedral me dio al fin su permiso para publicar El ángel perdido. Justo bajando las escaleras que dan a la fuente de los Caballos leí en un viejo y oxidado letrero de hierro: ángel. Otro ángel perdido.

15 mayo 2012

Codigo descuento Wiggle

El mejor recurso que puede tener un ciclista es Wiggle, da igual que seas un todoterreno, un corredor de carretera o de rutas, esta tienda lo tiene todo y cuando digo todo, es todo; todo tipo de bicicletas, zapatos, ropa, sistemas de hidratación, maletas laterales, equipo de protección, herramientas, sistemas de iluminación; es un sitio de primera. Pero no sólo de bicicleta vive el hombre, también tienen todo lo necesario para el running, con los precios más económicos de la red, de hecho no tienes más que ir y comparar sus precios con otras tiendas online, verás que sorpresa te llevas. >Cupón descuento Wiggle<


Wiggle Cycles 468x60

14 mayo 2012

El crimen de Arriate levanta ampollas

El Juzgado de Menores número 1 de Málaga celebrará a puerta cerrada las sesiones del juicio contra el menor acusado por su presunta relación con la muerte de María Esther Jiménez en Arriate el pasado mes de enero. La vista oral comenzará a celebrarse de este modo por orden del juez el próximo 2 de noviembre, y continuará los días 3 y 4 del mismo mes, según fuentes judiciales.

La Fiscalía y la acusación particular, en representación de la familia de la niña, han solicitado la misma pena: ocho años de internamiento para el menor acusado de la muerte de la joven.

María Esther, de 13 años, desapareció el 19 de enero y para su búsqueda se puso en marcha un dispositivo especial por los cortijos y alrededores de la localidad. Su cuerpo fue encontrado un día después en el interior de una caseta asociada a una piscina en las afueras de Arriate.

Un joven de 17 años, residente en el municipio, fue detenido en relación con este crimen. El Juzgado de Menores número 1 acordó su internamiento preventivo en régimen cerrado durante seis meses, periodo que fue prorrogado el pasado mes de agosto por otros tres meses más.

En su primera comparecencia ante la Fiscalía de Menores, el joven se negó a declarar. No obstante, fue citado de nuevo en junio y en esa ocasión sí declaró y se declaró inocente, reconociendo que conocía a María Esther como otros chicos de la localidad y manifestando sus quejas por el trato recibido.

La Fiscalía de Menores también citó el mismo mes de mayo a 13 personas para que declararan como testigos. Los primeros siete testimonios, de amigos y compañeros de la niña, aportaron detalles de las horas previas y posteriores a su muerte. Otros seis testigos, también compañeros y jóvenes, declararon respecto a la supuesta participación del menor detenido en relación con este crimen.

13 mayo 2012

Robert de Niro, un tipo hosco y paranoico

Tiene fama de enigmático, hosco y paranoico (ha contestado con justificada sobriedad y educado aburrimiento a la sarta de tópicos y preguntas necias con las que le han bombardeado en la rueda de prensa). Sabemos que vive por y para el cine, que no le importa arriesgar seriamente su salud y su estabilidad mental si a cambio consigue aportar hasta el menor matiz físico y síquico al personaje que se ha comprometido a interpretar, sabemos que mantiene una postura feroz y legítima en la defensa de su vida privada.

Es un hombre que se ofrece por entero al colocarse delante de la cámara, un lujo para cualquier director que se lo merezca y el actor más completo del cine actual. Posee tanto magnetismo como credibilidad. Se llama Robert de Niro. No es necesario almacenar un prodigio de inteligencia para que la cámara te ame, te mime y contagie su enamoramiento al espectador.



Hay actores con evidente carisma y con poderoso instinto para expresar el universo de sus guionistas y de sus directores que no se distinguen precisamente en la vida real por su talento, su sensibilidad o su gracia. Una parte considerable de las estrellas del cine norteamericano necesita alguna vez demostrarse a sí mismos, a la industria y al público que además de haber sido bendecidos en la lotería establecida por los dioses, son seres de carne y hueso, inteligencia y corazón, que tienen cosas importantes que contar y saben cómo hacerlo.

Marlon Brando, Paul Newman, Robert Redford y Barbra Streisand superaron el atenazante miedo al ridículo y han dirigido películas. Robert de Niro también se ha atrevido a dar ese salto liberador o suicida. Lo ha hecho con limpieza, dignidad y encanto notables. Se titula Un cuento del Bronx y es demostrativa de que detrás del hombre de las mil caras, del profundo, brillante y perfeccionista camaleón existe un director con capacidad narrativa, sentido de la observación y habilidad para controlar y potenciar el trabajo de sus actores. De Niro utiliza en su ópera prima un evocativo y presumiblemente autobiográfico guión de Chazz F'alminteri (también autor de la obra teatral y espléndido coprotagonista de la película) que cuenta la infancia y la adolescencia de un niño receptivo y desconcertado en el Bronx de la década de los sesenta. El colorista escenario de este barrio y de esta época ambienta la angustiosa educación sentimental, familiar y vital de un crío dividido entre su amor a dos padres que encarnan dos radicalmente enfrentadas concepciones de entender la vida. Uno es su padre natural, un hombre bueno y legal que acata el orden establecido, con horizontes simples, previsibles y limitados, y dispuesto a inculcar con racionalidad y dulzura esos principios existenciales en su hijo. El otro padre es el que el niño ha adoptado vocacionalmente, el que le gustaría tener: el duro aunque campechano «capo» del barrio, un asesino con reglas de honor (la relación comienza al ser testigo el niño de un asesinato del mafioso y negarse posteriormente a identificarlo ante la policía). Para su mirada iniciática este matón con principios representa la aventura, la excitación, la sabiduría callejera, el poder, el riesgo y la transgresión. De Niro demuestra un conocimiento lúcido y tierno de la sicología infantil, de esos sueños y esas apariencias en los que resulta laborioso y complejo distinguir el Bien del Mal, de la perpetua incertidumbre entre la realidad y el deseo, de las sorpresas, las alegrías y el dolor que acompañan al aprendizaje vital. Un cuento del Bronx remite al pintoresco mundo de Scorsese, de Coppola en El Padrino y de Sergio Leone en Erase una vez en América, italoamericanos como De Niro los dos primeros, directores con los que ha trabajado como actor y que le han dejado una transparente huella, pero la referencia afortunadamente no se transforma en molesto mimetismo. Aunque, como a ellos, le obsesionen sus raíces familiares, ambientales y culturales, y haya aprendido de su forma de trabajar, Robert De Niro tiene su propia personalidad como director de cine. Cuenta las cosas sin énfasis, es sutil, es lírico sin ostentación, no abusa del costumbrismo facilón, sabe transmitirte la emoción de los personajes y que les comprendas en su anverso y en su reverso, cuida los diálogos, el clima y los pequeños gestos, elige primorosamente la música (Sinatra, Hendrix, James Brown y los Beatles conviven en maravillosa armonía) y la introduce con fuerza y sentido en las imágenes, hace creíble el exterior y el interior de protagonistas y secundarios.

No hay fallos ni pretenciosos experimentos de principiante. Ha logrado una sólida, madura y emocionante película. Si en el futuro pone tanto empeño en perfeccionar su arte de director como el que aplica a su trabajo de actor, va a hacernos felices a algunos por partida doble. Todos los festivales internacionales de cine están dispuestos a descubrir cada año a un nuevo genio del cine chino, creyendo los muy oportunistas o ilusos que abundan los Zhang Yimou. Su encomiable búsqueda la pagamos los sufridos críticos mediante un paciente y permanente aburrimiento. Za zui zi (aseguran los chinólogos que se podría traducir como Bocazas), dirigida por la muy elemental Liu Miaomiao, no se refugia en las habituales claves simbolistas sino que pretende montárselo de neorrealista. También va de niños pero éstos no tienen nada que ver con el de Un cuento del Bronx. Todo resulta pedestre, gritón y explícito. Esperemos que la moda cambie en los próximos años y descubran el inmenso y exótico valor del cine de Tanzania. ¡Qué manía les ha dado en confundir las excepciones con la norma!

11 mayo 2012

Vueling Bilbao

Teoricamente Vueling es una línea low cost y digo en teoría, ya que en la mayoría de aspectos es mucho mejor que las líneas aéreas que son consideradas como "tradicionales" o que se encuentran fuera del filtro low-cost. Acceder a los códigos de descuento de Vueling.




Los aviones que utilizan son sólo Airbus, exactamente los modelos 319 y 320, tienen la central en Barcelona, ciudad desde la que opera la gran mayoría de sus vuelos y demás conexiones que tienen con el resto de países europeos.  La forma de venta de los pasajes de Vueling, se realizan por medio de su página web la cual es sumamente sencilla. Como vivo en Barcelona, he usado mucho Vueling, ya que suelen tener muchísimos destinos desde esta ciudad, con unos precios más que razonables; salen desde el aeropuerto de El Prat, y desde luego muchisimo mejor que otras como Ryanair que lo hacen desde Girona.

Cuentan además con muchísimos horarios de vuelos y he volado con ellos a Lisboa, Madrid, Roma y Paris por ahora. Todos los vuelos han sido excelentes,  han estado más que bien y por ello he repetido, sin duda. Es más, en ninguno de los vuelos me ha tocado retrasos (cosa que entiendo que a algunos les pueda haber sucedido, pero en lo personal, nunca he tenido la mala suerte de que me toque un retraso). Al tratarse de una low Cost, obviamente no tiene servicio de catering en el interior de sus aviones incluido en el precio del pasaje. Sin embargo, tampoco es que muchas las compañías que ofrecen este servicio gratis en vuelos de corto alcance, como los que suele hacer Vueling, por lo que la diferencia no se nota.

10 mayo 2012

De la moda sólo quedan las modelos

Pasan los salones, los desfiles y las pasarelas. Se censa a los modistos y a los diseñadores. Se escribe sobre los estilos, las tendencias y las formas, pero, al final, nos están quedando, de la moda, las modelos. La dichosa crisis se está llevando por delante la industria de la moda. Los creadores no tienen dinero para fabricar y vender al por mayor y los consumidores no tienen dinero para comprar a los minoristas. De todo esto se salva lo que parece una ficción, la continuidad de las presentaciones, y lo que es una realidad, las modelos, que tienen cara, ojos, piernas y todo lo demás. Siempre han sido estrellas, pero, de un tiempo a esta parte, lo son más y parece que son más. Las modelos. Los medios publican sus fotografías, la historia de sus vidas, de sus amores y de sus cosas. Imán, Linda Evangelista, Claudia Schiffer, Cindy Crawford, Naomí Campbell y todas las otras tienen recursos ajenos a la moda para mantenerse en el escaparate. Se casan con actores y cantantes famosos, hacen el tonto con príncipes de opereta, ruedan películas y videos, abrazan negritos famélicos y causas justas. No dejan de salir en la cuatricomía. En el panorama español, de Judith Mascó a Inés Sastre, pasando por media, docena más, las modelos tienen más protagonismo que los modistos que hace diez años eran legión y presunta edad de oro de la moda. Victorio y Lucchino se las apañan bien porque son dos, Adolfo Domínguez se lo hace de novelista en gallego y Agatha Ruiz de la Prada pinta porque se pinta sola y porque hace de modelo de sí misma. Mientras los creadores pasan a la reserva de la fama, Paloma Lago vuelve con paso firme y bello a la moqueta. Todo fenómeno requiere de protagonistas para hacerse notorio y perenne. Si falla la negrita, si falla el «starring» se viene abajo el invento. Las modelos son el «star system» resurgiendo frente a la «política de autores». La moda se había intelectualizado demasiado. Y a la evanescencia del concepto le está sucediendo la concreción del objeto: la modelo. Sólo que el objeto se está haciendo sujeto. Es la venganza y el despertar de la mujer, con todas las armas, en todos los frentes. Frente al hombre ejerciendo de artista del sortilegio y aprendiz de brujo, la mujer, por el camino a su alcance -la pasarela, en este caso, chupa cámara y se hace con el papel protagonista. Ellas desfilan y ocupan el escenario, y después sale un señor que recibe los aplausos, pero, luego, nadie recuerda su cara y su nombre juntos. Los creadores de la moda han filosofado sobre la ropa como una manifestación del espíritu sobre el cuerpo, pero, al final, como el cuerpo se cultiva ahora más que el espíritu, nos estamos encaprichando de los cuerpos gloriosos de estas señoritas. La ropa sin ellas no sería nada, pero ellas sin ropa serían todavía más. Pero, ojo, sin Von Sternberg no hay Marlene.

09 mayo 2012

Escuchar a Shakira es como orinar en la ducha.-

No deberías hacerlo pero es difícil resistirse. Un placer culpable, como limpiarse la lengua con el cepillo de dientes. Es tan impredecible, tan bizarra (por valiente) que cuesta ubicarla. Cuando canta, en Loba, eso de Tengo tacones de aguja magnética / Para dejar a la manada frenética, no sabes si estás ante una letra kitsch de intenciones fallidas o ante un juego de ironía que, de tan malo, da la vuelta hasta conseguir ser bueno. Y gustarte.

Lo único seguro es que la colombiana no necesita tener un podio en su casa. Gustará más o menos pero ha vendido 50 millones de discos, y subiendo. Despliega espectáculos sólo al alcance de las grandes. Ayer, en la Marina Sur de Valencia, no llenó como estaba previsto (por la tarde quedaban más de 5.000 entradas disponibles; las más caras, eso sí, se vendieron todas) pero montó un buen pollo: banda de ocho músicos, varios cambios de vestuario, 400.000 vatios de luz y 250.000 de sonido. Y ella misma, claro. Y sus caderas y sus pantalones con elastano. «Estoy aqui para complacerles, Valencia soy toda tuya», dijo en cuanto subió al escenario; «Que salga Piqué», respondió la gente.

El inicio del concierto demostró esa suerte de dicotomía creativa. Por un lado, sonaron Whenever wherever, en mash up con el Unbelievable de EMF y Te dejo (Ahí te dejo Madrid, con más sentido que nunca ahora que se ha convertido en la Yoko Ono del Barça); por otro, recuerdos de cuando todavía era (o casi) una chica de pies descalzos y sueños blancos, cantando Inevitable en acústico. Y con versos de esos que justifican el primer párrafo y casi todo un concierto: La verdad es que también / Lloro una vez al mes / Sobre todo cuando hay frío. Lo que es inevitable, vaya, es no sentir que de repente el estómago se pone blandito.

Con su melena habitual y su top dorado de paillettes, cantó Gipsy, Tortura, Las de la intuición... y también se permitió lujos como versionar a Metallica (Nothing else matters) en flamenco irlandés o así. Se le perdona por tener una canción como Gordita, pura autocrítica: Aúnque también me gustabas/ Cuándo estabas más gordita / Con el pelito negrito y la cara redondita / Y así medio rockerita. ¿Cuántas artistas son capaces de hacer algo así?

Y es que su último disco puede que sea una sucesión de politonos para todos los gustos (aunque en Loca colabora Dizzee Rascal, poca broma) pero el anterior, Loba, contaba con producciones de Pharrell Williams y un toque electropop nada despreciable. Uno de los mejores peores discos de 2009.

El problema es que llega el final del concierto y dispara Hips don't lie y el Waka Waka, así con metralleta... y empiezas a dudar de todo eso de la ironía y las buenas intenciones. Pura amalgama del Siglo XXI. Como ella misma canta en Octavo día: No habría otro remedio más / Que adorar a Michael Jackson, a Bill Clinton o a Tarzán. Y a Shakira, que aceptamos pues como un icono más del universo pop. No necesariamente musical. Auuuu!

08 mayo 2012

La fórmula 1 sin patrocinadores

Durante el pasado Gran Premio de Europa de Fórmula 1, los eventos alternativos a las carreras se potenciaron con un plato fuerte para turistas y fieles: la celebración de un macroconcierto organizado por la propia organización del mundial de automovilismo. Así, el Ágora acogió una actuación de David Guetta, referente en las listas de éxitos en los últimos años. El evento, parece, funcionó, y acogió a casi 8.000 personas, muchas de ellas VIPS que llegaron a pagar hasta 3.500 euros por verlo con todos los lujos posibles.

El acuerdo era sencillo, el Consell cede el espacio mientras la promotora se hace cargo de todos los gastos (también de los beneficios). Pero las cosas no están bien ni para algo tan aparentemente infalible como la Fórmula 1: este año no se repetirá el evento. Según ha podido saber este periódico, se trata de un problema de patrocinios, ya que la organización no ha podido conseguir los sponsors necesarios para hacer frente al montaje.

De momento, la empresa que se encarga de estos eventos, F1 Rocks, sólo ha organizado uno en lo que llevamos de campeonato, en Melbourne, con la actuación de Lenny Kravitz. Todas sus citas mantienen ese perfil alto: han actuado nombres como Beyoncé, Black Eyes Peas, Metallica, Eminem o Macy Gray en los últimos grandes premios celebrados. De hecho, la idea de la organización era aumentar la oferta, hacer algo más grande para 2012.

En una entrevista concedida el pasado año a EL MUNDO, el dueño de los derechos de F1 Rocks, Robert Montague, aseguró que fue el propio Bernie Ecclestone, patrón del campeonato, el que «nos convenció» para venir a Valencia. Había mucho interés. «Es una ciudad adecuada para los grandes eventos», matizó. Su intención era la de «probar» las posibilidades del Ágora como zona para conciertos, y ampliar el espacio con algún otro enclave de la Ciudad de las Artes y las Ciencias. «Quizás hagamos un concierto más grande, con más aforo y artistas».

El propio Montague reconoció que tenían «tres años más de contrato» con la organización y que los espectáculos seguirían. Sin embargo, dan casi por hecho que, al menos en esta edición, no podrá ser. Consultados por este periódico aseguran, no obstante, que volverán a la ciudad en los próximos años, teniendo en cuenta que el Gran Premio seguirá en Valencia bajo el nuevo formato de la alternancia con Cataluña.

El evento aparecía en el calendario como una cita perfecta de cara al modelo de gestión que quiere imponer el Consell, ahora que ha adquirido los derechos del campeonato comprando Valmor. La nueva organización quiere montar actividades durante todo el año para complementar el Gran Premio; conseguir que la gente se implique con el circuito urbano y las carreras más allá de los tres días de junio.

Problemas

La visita de Guetta el pasado año fue un éxito de público, aunque hubo algunos problemas técnicos con el artista que empañaron la cita. El DJ alegó problemas técnicos y se retrasó durante varias horas, lo que provocó que buena parte de los asistentes se quejaran a la organización. Con todo, finalmente no hubo problemas mayores y la gente disfrutó de una actuación que se alargó hasta altas horas de la madrugada.

La visita de David Guetta fue la primera pero no es el único intento que F1 Rocks ha hecho para entrar en la política de eventos de la ciudad. Durante las primeras ediciones del Gran Premio se habló de la llegada de Beyoncé, algo que confirmaron desde la organización que aludió a un problema de derechos del festival como principal escollo para su llegada a Valencia.

APOYO

EL MONTAJE

Una semana menos en 2012

Valencia

Que el nuevo modelo de gestión de la Fórmula 1 en Valencia tiene como objetivo prioritario ahorrar costes es un hecho: ya hay cifras sobre la mesa para intentar recortar un 35% cuando llegue la edición de 2014. El montaje del circuito urbano, que no es permanente, es un factor clave. Y para esta misma edición ya habrá cambios sustanciales.

El Circuito del Motor y Promoción Deportiva iniciará los trabajos durante la segunda semana del próximo mes de mayo. A partir de esa fecha, el montaje se alargará alrededor de ocho semanas, una menos que en la edición anterior. Todo ello supondrá dos beneficios: por un lado, menos molestias para los vecinos; por otro, un considerable ahorro económico.

En las primeras semanas se limpiará la zona y se acondicionará algunos puntos concretos. La segunda fase comenzará el 18 de junio, día en el que el tráfico en los alrededores del Circuito Urbano se cortará por completo hasta el fin de semana del Gran Premio. A partir del día 24, cuando finalicen las carreras, se iniciará la tercera fase, la del desmontaje.

La fecha tope marcada es el trece de julio, cuando está previsto que se reabran las calles al tráfico. En tres o cuatro días después toda la instalación, gradas incluidas, estarán retiradas y listas para la siguiente edición, en 2014.

>El inicio del montaje está previsto para la segunda semana del próximo mes de mayo.

>Las calles se cortarán al tráfico a partir del 18 de junio, poco antes del fin de semana del Gran Premio.

>Todo volverá a su estado normal en la segunda quincena de julio.

>Harán falta 2.875 piezas de hormigón, 65.000 neumáticos y 3.300 toneladas de acero.

Codigo promocional OPENBANK

Codigo de promoción Openbank termina de lanzar Openbank la promoción Nómina TV led 26” mediante la cual las personas que domicilien su pensión o su nómina pueden llevarse un televisor Blusens H 325 26” LED con un reproductor multimedia de alta definición, grabador de TDT-HD y TDT, tres entradas de HDMI y función Timeshift.

Dicha promoción está limitada a la domiciliación de pensiones o nóminas con un importe igual o superior a los 900€/mes, teniendo que mantener la domiciliación durante al menos dos años seguidos.

En el caso de que el titular, que tiene que abonar 30€ a la entidad por los gastos de envío del televisor, incumpla el período de domiciliación exigido o la cantidad a ingresar en concepto de nómina o pensión, Openbank le adeudará en su cuenta 224€.




Tal y como indican las bases de esta promoción, tan sólo se entregará una televisión por cuenta, quedando sujeto su valor a los rendimientos del capital mobiliario por lo que tributa al 21%.

Además de esto, los clientes que contraten la Cuenta Nómina Open podrán beneficiarse de un ahorro de un 1% en sus recibos de teléfono, luz, gas, móvil e Internet y de un 3% en las compras que realicen con la Visa Open, llegando a ahorrar un 1% en alimentación en hipermercados y supermercados, 2% en gasolina en cualquier estación de servicio y 3% en peajes en toda España.

Dicha cuenta corriente, no tiene comisiones, permite a su titular acceder también a la tarjeta Visa Open de forma gratuita y a la Tarjeta 4B gratis para el primer titular.

Las personas que ya sean titulares de una cuenta corriente operativa en dicha entidad pueden optar para aprovecharse de estas ventajas por convertirla en la Nueva Cuenta Nómina Open.

07 mayo 2012

Un nuevo turismo

El ciclismo ha sido, tradicionalmente, un soporte muy rentable para la publicidad desde que empezaron a comercializarse las equipaciones. En los maillots de los ciclistas se han anunciado desde marcas turísticas hasta todo tipo de productos, un prostíbulo como el Sauna Diana holandés o incluso valores morales y religiosos como el equipo italiano Amore e Vita, financiado por el Vaticano y que reunió entre sus filas a corredores arrepentidos del dopaje como el español Jesús Manzano, que denunció el uso extendido en el pelotón de sustancias prohibidas para mejorar el rendimiento.

La Diputación Provincial intentó hace unos años articular un equipo ciclista con el que promocionar a los jóvenes corredores de la provincia y difundir el nombre de la provincia como destino turístico pero el proyecto no prosperó.

El turismo de la provincia apoya sus expectativas de crecimiento en el aeropuerto. Hasta ahora ha sido tradicionalmente un destino nacional para aragoneses, madrileños o catalanes pero necesita dar un impulso para atraer extranjeros. En su día, desde Air Berlín pusieron a caldo a Castellón asegurando que un aeropuerto no hace un destino turístico. Las palabras de la compañía alemana ofendieron a Javier Moliner, presidente de la Diputación. Fueron una demostración de ignorancia, porque Castellón tiene muchos recursos por explotar, pero también un aviso a navegantes sobre la necesidad de reinventar la provincia para que espabile como destino ahora que, en un plazo indeterminado, está previsto que abra el aeropuerto si es que algún día lo hace.

Sólo con la base aérea y con el sol, la playa o el interior, Castellón está condenado a atraer turismo extranjero de la Segunda División. Apenas hay campos de golf frente a la colección de instalaciones prometidas y, en los últimos años, apenas se ha desarrollado más industria hotelera. La provincia debe creer en sus posibilidades, porque las tiene, y también debe reclamar lo que en justicia le pertenece porque también lo tienen Valencia o Alicante: dotaciones turísticas que supongan un antes y un después en la oferta de ocio necesaria para mantener ocupado al turista, porque hay que traerlo pero también procurarle actividades variadas para dinamizar su tiempo de ocio.

El turismo de Castellón, que ahora tiene una oportunidad de oro para la reflexión en un congreso que celebrará la UJI próximos días. Hay mucho que aprender todavía y pongo un ejemplo para demostrarlo. En los últimos años, Benicàssim, que se declara municipio turístico, ha evolucionado más como ciudad dormitorio de Castellón que como destino. Así no se va a ninguna parte ni de ninguna parte se viene.

03 mayo 2012

El ballet de Corella en la ciudad condal

Ha tardado diez años, pero al final lo ha conseguido. La compañía de Ángel Corella ya es, por fin, Ballet de Barcelona. Y aunque físicamente no ha dado tiempo a dejar constancia de ello en los programas de mano, estrenarán su nuevo nombre en las funciones que ofrecerán, a partir del próximo jueves en el Gran Teatre del Liceu, donde presentan una «fresca» versión de El lago de los cisnes.

Desvinculados ya de Castilla y León, después de que dicha administración autonómica decidiera no renovar el acuerdo de colaboración que mantenía con el Corella Ballet desde julio de 2008 a causa de la crisis, la compañía ha hecho su desembarco en Barcelona confiando en haber encontrado en la capital catalana su puerto definitivo.

Según anunciaba ayer un eufórico Ángel Corella, el apoyo económico de la Diputación de Barcelona -la cifra aún está por concretar - y el del Ayuntamiento -«más en especies que en dinero»-, además de otros patrocinios privados, harán posible un sueño que el bailarín comenzó a incubar en 2002. La Generalitat, dadas las circunstancias, se ha abstenido «de momento», aunque «apoya totalmente» el proyecto.

Los acuerdos, sin embargo, todavía no están firmados, a la espera de «darles forma jurídica definitiva», según fuentes de la Fundación Corella. El Ayuntamiento, por su parte, ha aclarado que su participación en el convenio está condicionada a que la compañía le garantice «que permanecerá en Barcelona por lo menos cinco años».

Este último supuesto, sin embargo, no parece obstáculo dado el ambicioso proyecto del ballet de Corella, que ya ha alquilado en la calle Ortigosa, «detrás del Palau y cerca del Liceu», una nave de 1.500 metros cuadrados que está utilizando como local de ensayos, a la espera de que en un futuro se concrete también la posible cesión municipal de unos antiguos talleres periodísticos en el Poble Nou, que pasarían a convertirse en su sede estable y definitiva.

Por otra parte, también está previsto que en el local de la calle Ortigosa comience a funcionar en breve, posiblemente en mayo, una escuela de danza abierta a todos los públicos. Una iniciativa pedagógica a la que se sumará la creación de una escuela-residencia en Figueres, un centro de alto rendimiento para formar a jóvenes que quieran dedicarse profesionalmente a la danza.

Para ello, Corella cuenta con la complicidad del ayuntamiento local, que le ha cedido los terrenos donde se construirá el edificio, costeado por la Fundación Corella, y que se espera entre en funcionamiento en el curso 2013-14. «Queremos ser el Barça de la cultura», bromeó el bailarín, en alusión a la puesta en marcha de esta «Masia» de la danza, que acogerá a un centenar de alumnos de todo el mundo, de entre 11 y 18 años.

Para Corella, la posibilida de vincular el nombre de su compañía con el de Barcelona es motivo de «orgullo, porque mi objetivo siempre ha sido que la compañía tuviese un nivel internacional asociada a una ciudad como ésta, que tiene una visión internacional de la cultura porque la ve como una inversión y una atracción turística».

Por otra parte, el bailarín también confia en que su presencia en la ciudad beneficie al sector. «Queremos establecer colaboraciones con coreógrafos catalanes. Aquí hay gente magnífica con la que trabajar, como Cesc Gelabert, por ejemplo», señala el artista, que reconoce que, en las actuales circunstancias, su presencia puede despertar susceptibilidades.

«Las administraciones me han asegurado que no se le quitará ni un euro de subvención a nadie», afirmó el bailarín, que confía en un apoyo institucional expresado en contrataciones regulares para actuar en teatros y festivales. «Lo ideal sería tener una o dos temporadas al año, nos gustaría mucho crear esa tradición», avanzó.

El traslado desde La Granja, Segovia, a Barcelona ha sido acogido con entusiasmo por los 42 bailarines que integran el ballet de Ángel Corella. «Ahora sí que se siente que somos una compañía de verdad», han dicho los artistas.

«No es mendigar lo que estamos haciendo», reitera Ángel Corella. «Tenemos grandísimos bailarines y hacemos las cosas bien. Lo que queremos es cubrir un hueco existente en estos momentos en España. Si no existe una compañía grande de base, que es la función de la compañía de danza clásica, se corre el riesgo de que el público se acabe. Y nosotros queremos evitar eso».

Ángel Corella y su compañía estrenarán su nueva denominación, Ballet de Barcelona, con uno de los títulos más célebres del repertorio clásico, 'El lago de los cisnes'. La obra de Chaikovski, que estará en cartel en el Gran Teatre del Liceu desde el 9 al 11 de febrero, podrá verse en una versión reducida por el propio Corella, que transforma las cuatro horas originales de la obra en dos.

«Para el público no especializado en danza clásica, un ballet de cuatro horas puede ser muy complicado. Mi idea ha sido recortar, sin dañar el argumento, y dejar una pieza muy fresca, que se mueve de forma muy rápida y concisa», explicó el bailarín.

Corella será uno de los artistas que asumirá el papel protagonista (días 9 y 12), junto con el cubano Dayron Vera y el inglés Aaron Robison. El papel de Odette/Odile tendrá como principal reclamo a la primera bailarina del American Ballet, Sarah Lane, encargada de doblar a la actriz Natalie Portman en las escenas de danza de la película 'El cisne negro'. El montaje se complementa con diversas proyecciones que firma Alvaro Luna.