04 abril 2013

Los Laboratorios Pérez Giménez tienen una oferta

El Juzgado de lo Mercantil de Córdoba ha admitido a trámite la propuesta de convenio presentada por el administrador de Laboratorios Pérez Giménez, Sergio Martínez, que incluye la compra de la fábrica por parte de Gesfacor.

Este grupo inversor (acrónimo de Gestión de Farmacias de Córdoba) es un completo desconocido en el sector y su oferta fue rechazada por la plantilla al no ofrecer detalles básicos tanto de la empresa en sí como de lo que pretende hacer en la farmacéutica radicada en Almodóvar del Río, especialmente con sus 181 empleados. Entre otras cuestiones, criticaban que la compañía ni siquiera figura en el Registro Mercantil y que su objetivo era adquirir únicamente la unidad productiva, es decir, la fábrica. No obstante, fuentes cercanas al proceso aseguran que gran parte de dichas lagunas podrían haberse subsanado.

En cuanto a la otra oferta que se presentó hace apenas una semana en el juzgado, no ha pasado el primer corte al no lograr el aval del administrador o de, al menos, el 20% de los acreedores.

La propuesta procede de un grupo de profesionales vinculados al ámbito farmacéutico -cuya identidad no ha trascendido-, que sí gozaba del respaldo de la plantilla tras comprometerse a comprar la totalidad de la empresa e invertir 10 millones, lo que permitiría no sólo mantener los puestos de trabajo actuales, sino que podría aumentarlos. Su plan de viabilidad también lo apoya la familia Pérez Giménez, que ya sólo posee el 4% del capital.

A partir de ahora se abre un plazo de un mes en el que el convenio debe ser respaldado definitivamente por el juez y, al menos, el 51% de los acreedores. En la actualidad, la deuda de la compañía ronda los 50 millones.

Tras conocerse la decisión judicial, CTA -sindicato mayoritario en la empresa- anunció que no puede respaldar la propuesta de convenio de Sergio Martínez al entender que su gestión "ha sido un absoluto fracaso". Además, también rechaza la venta individual de la fábrica, ya que ello "significa la segregación de la actividad económica".

Según CTA, se convertiría la unidad productiva en un "banco bueno, limpio de acreedores, y permaneciendo la marca Pérez Giménez como entidad meramente comercializadora, algo que no tiene sentido, pues la red comercial está desmontada". La plantilla rechaza de forma mayoritaria la propuesta de Gesfacor, un grupo recién creado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario