31 julio 2013

Bon Jovi y sus contenidos reposados

Efectivamente, Bon Jovi planteó una actuación de formas acústicas y contenidos reposados, entre los unplugged de la MTV y los conciertos básicos. Sentados en taburetes, los cinco miembros del grupo tocaron guitarras acústicas -una de ellas, una reliquia de dos mástiles-, un bajo eléctrico, unos teclados sencillos y un mínimo set de percusión.

A lo largo de una hora, Bon Jovi alternó las canciones de su último trabajo, Bounce, con una selección bastante subjetiva de éxitos de su discografía anterior, como Love for sale -tema con el que abrieron el concierto-, Living on a prayer, Bed of roses y Always. Entre las canciones más recientes, destacó la interpretación del primer single extraído de Bounce, Everyday.

En general, la actuación tuvo un tono muy reposado y bastante revisionista, abusando de los aires baladísticos, y oscilando entre géneros como el folk de reminiscencias countries e incluso irlandesas; la canción de autor con juegos de voces -no muy afortunados, todo sea dicho- y el rhythm & blues de los primeros Rolling Stones

Horas antes de su actuación delante del Palau Nacional, el cuarteto de New Jersey ofreció una breve conferencia de prensa que permitió también a su compañía discográfica dar a conocer las fechas de la gira europea de presentación de su nuevo trabajo, Bounce.

El tour, que no prevé ninguna actuación en España, incluye 14 citas, que darán comienzo el 25 de mayo, en Erfurt, Alemania, y finalizarán en el Hyde Park londinense el 28 de junio. Entremedio, recalarán también en Austria, Holanda, Suiza e Irlanda.

Para entonces, la banda de New Jersey espera haber alcanzado la mágica cifra de cien millones de discos vendidos, según comentaron ayer en su encuentro con los centenares de periodistas acreditados en Barcelona para la gala de entrega de premios de la MTV. «Esa sería una cifra muy seductora», afirmaron los músicos, que actualmente sitúan su techo de ventas en los 93 millones.

El nuevo trabajo de la banda de New Jersey está impregnado del trágico espíritu del 11-S, aunque sus autores nieguen que se trate de un disco trágico. «En realidad es un disco que quiere transmitir un mensaje de optimismo y esperanza», señalan.

Jon Bon Jovi, que al frente de su banda aspira a alzarse con el galardón al Mejor Disco de Rock -compite con Coldplay, Nickelback, Red Hot Chili Peppers y U2-, afirmó también que su mayor interés para acudir a la gala de la MTV mañana en el Sant Jordi era «ver actuar a Christina Aguilera».

Bromas al margen, el músico también explicó que actualmente no tiene sobre la mesa ningún proyecto cinematográfico, y que en estos momentos ha decidido centrar su actividad artística en la promoción del nuevo disco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario