27 noviembre 2013

Marta Chavarri pasó a la historia

En Tribuna también se muestran las madres trágica y juiciosamente plañideras. Es alentador, por otra parte, saber -por Tribuna- que los empresarios (españoles) encuentran en la guerra el negocio de los 90. Qué orgullo de la tecnología punta europea constatar que el bunker de Sadam es patente (y ya se sabe, inviolable para los restos) alemana, que las maquetas engañabobosultrasofisticados son de imaginación italiana -país entrañable éste de Italia, que da arte, música, pasta, diseño y mujeres italianas, y cuyos soldados desde Guadalajara hasta hoy no han dejado de correr hacia atrás; por eso es grande Italia, digo yo, que los hangares fortificados iraquíes son ingleses y belgas. 

La guerra, cuenta Tribuna, da oportunidades (o sea, pingües beneficios) a los empresarios (españoles) emprendedores, que los hay. Y, mientras, qué hace la «jet»; pues la «jet», según el recuento de Paloma Barrientos/Tiempo (que estos días estará recibiendo ejemplares de su biografía de Isabel Preysler, «Reina de corazones/Ediciones B), se esconde en casa por miedo a la guerra del Golfo. Eso sí, se ponen al teléfono o dicen al servicio, que la señora (Rocío Jurado) dice que «todas las guerras son nefastas y una auténtica degradación de quienes la provocan o «estoy horrorizada; el primer día, cuando oí la noticia, me puse a llorar...» (comenta Concha Velasco, mientras Paco, su marido, por más portadas que haya habido, les dice a los niños que no hagan ruido que mamá está dictando sus impresiones a los de Diez Minutos). 

Pero, pese al horror de la guerra, poco a poco, los habituales del couché, arrinconados en el interior, van felizmente reapareciendo, que es un consuelo; y así Miguel Boséhermano de Paolacuñado de Jóóóóse Coronado promociona su película, en Tiempo: «El hombre que esconde su ternura pierde atractivo», y CharoLópez, en Diez Minutos (que ambos tienen película, Lo más natural): «(Miguel) tiene un encanto ante el cual no soy inmune». El de Bosé -quién lo dudaes un encanto natural, pero el de otros es adquirido, que Tribuna ha controlado la cartilla de la SS de la «jet» y está en condiciones de saber que «hombres famosos buscan la eterna juventud con la cirugía estética». Están -dicen «arreglados» Alberto Cortina, Bertín Osborne y Juan Pardo (incluso Juan Pardo), entre otros. 

En Lecturas se hacen cruces contando (y no paran) del cambio de Marta Chávarri. Y nada de cirugía estética. Al parecer ha sentado la cabeza, y se ha hecho hogareña. Le recuerdan los tiempos de con «panties» y a lo loco, pero, al parecer, que lo dice Lecturas, Marta se ha serenado. Lo de Marta y Alberto le debió poner los pies en la tierra -según Lecturas- a Alicia Koplowitz, cuyo aspecto humano han descubierto los periodistas de este periódico Casimiro García-Abadillo y Luis Fidalgo, que son entrevistados en la revista. La reina más fetén del couché, Isabel Preysler le puntualiza a Antonio Imizcoz, que trabaja -enhorabuena- a destajo esta semana en Diez Minutos, que «qué tontería... que nadie vea un romance donde sólo hay una relación familiar», y se refiere, claro, al supuesto romance entre Chabeli y el hijo de Miguel Boyer. Si es que no tenía sentido. Que ya lo dice Encarna Sánchez, que la Prensa miente. 

Que la Prensa miente, bueno, pero ¿es posible que mienta Fraga, el padre-padrone de la Ley de Prensa? Pues se han cumplido 25 años de aquella cosa chusca y franquista de las bombas atómicas de Palomares y Fraga aún dice que conserva el bañador (qué bañador: escondía en su inmensidad de doce bajo la lona todos los principios fundamentales del Movimiento) con que se bañó en las aguas contaminadas. En Interviú dice la ex alcaldesa de Palomares, que Fraga nunca se bañó. Quién miente. A mí la cuestión me interesa especialmente, pues lo del Golfo, al fin y al cabo, nos lo contará la CNN y Hola, pero ¿y lo de Fraga?

No hay comentarios:

Publicar un comentario