07 enero 2014

Hugo Silva es padre de gemelos

El domingo 800 personas perseguían a Hugo Silva (36 años) por Madrid. El pelotón encabezado por mujeres de negro trataba de alcanzar al actor madrileño en una desierta Gran Vía y éste tuvo que salir a la carrera. La escena, por supuesto, pertenece a la ficción. Álex de la Iglesia velaba tras la cámara por su integridad física y Vodafone corría con los gastos. Sin embargo, el rodaje del spot sirve como ejemplo para ilustrar la posición del intérprete en la industria del cine español: es el hombre más buscado del momento.

El lunes la Academia le designó para anunciar sus cintas preseleccionadas al Oscar y la próxima semana será una de las estrellas del Festival de San Sebastián gracias a Las brujas de Zugarramurdi, un filme que protagoniza junto a Carmen Maura y Mario Casas. Todo ello el mismo año en que Almodóvar le ha elegido para pilotar su avión de Los amantes pasajeros. El súmmum para cualquier actor nacional. Este no parar profesional no significa que el actor tenga descuidada su vida personal. Una faceta que Hugo Silva procura mantener fuera del alcance de los flashes y de la prensa rosa. De hecho, LOC desvela el secreto mejor guardado del galán más buscado de nuestro cine: es padre de gemelos. Tan sólo sus amigos íntimos y su familia, a la que está muy unido, saben de ellos. No es que los oculte, pero no los exhibe. No le importa hablar de ellos en alguna cena informal pero prefiere salvaguardarlos de la presión de los medios. De hecho, varios jefes de prensa que han trabajado con él en promociones no sabían de su existencia. No los lleva a rodajes ni a lugares donde puedan identificarlos.

La alergia de Silva por el cuore es de sobra conocida. "Hay muchos programas, revistas donde desgraciadamente estoy colgado y no me apetece. En secciones de robados. No me gusta que fotografíen mi vida privada, que quieran vivir de ello y, encima, que se la inventen", ha explicado.

Aunque alguna vez ha sido fotografíado con los niños, nadie los había relacionado con este papá cañón. Quizás porque su madre no es ninguna de sus novias mediáticas.

Desde que saltó a la fama a Hugo Silva se le ha conocido un catálogo de espectaculares mujeres empezando por Olivia Molina, su compañera en Al salir de clase, terminando por la actriz Hiba Abouk, la protagonista de Con el culo al aire, con la que podría haber vuelto tras un breve paréntesis. A ambas se las fotografió besándose apasionadamente con Silva en la playa, aunque ninguna ha llegado a la torridez de Irene Conde, la rubia con la que el actor fue pillado en una playa portuguesa. Las fotos de sus cuerpos desnudos tostándose en la arena en pleno calentón parecían sacadas de una secuencia extra de Mentiras y gordas.

"UN SÚPER HETERO"

Más allá de estos nombres propios contrastados, a Silva se le han atribuido affaires con las bombásticas Marta Torné y Kira Miró, y un sinfín más de jovencitas de buen ver han sido vistas con él. "Es impresionante lo que despierta en el género femenino", cuenta un compañero que ha trabajado con el actor tras las cámaras. "Es como el Arturo Fernández del siglo XXI, un súper hetero. Se las lleva a todas de calle". Quizás por eso, Hugo Silva se definió en este periódico como "Hugosexual". Otro periodista de espectáculos recuerda una fiesta en el Café Larios hace unos años durante el Festival de Málaga. "Eran los tiempos de Los hombres de Paco, él estaba en una esquina contra una pared y al menos 15 chicas rodéandole. A cualquiera le habría asustado o se habría sentido intimidado, pero él lo llevaba con muchísima naturalidad". Precisamente, natural es como le describen muchos de sus conocidos. Al igual que Belén Esteban, Hugo Silva creció en el madrileño y muy castizo barrio de San Blas, y a pesar de la fama sigue conservando esa actitud de chico de barrio. Algo que se nota primero en su apariencia (aunque a su planta de 1,76 cm los trajes le sientan como un guante, él es más de vaqueros y cazadoras de cuero para estupor de los fhasionistas) y luego en su actitud. Como la Esteban, está muy unido a los suyos y a su familia, especialmente a su madre. "Tiene un vínculo muy especial con ella", explica un amigo. De hecho, eligió su apellido materno para su nombre artístico (su padre se apellida Fernández, como Arturo). "La mayor suerte de mi vida ha sido tener la madre que tengo. Mi padre también es maravilloso pero ella siempre está atenta a los detalles", ha declarado.

Ambos progenitores son de Sevilla y de ellos ha heredado su amor por el sur. Cuando no está rodando, apenas vive en Madrid y es más fácil encontrarle surfeando en aguas de Cádiz o tocando la guitarra en sus playas. Allí reformó el año pasado una casa. "Le gusta mucho estar en contacto con la naturaleza", dicen.

SU CACHÉ

Generoso, por su casa gaditana pasan muchos de sus amigos. El actor Asier Etxeandía es uno de sus íntimos, "casi un hermano", y también mantiene una gran amistad con compañeros como Daniel Grao o Pepón Nieto. Se puede decir que es un hombre querido en su profesión. Al fin y al cabo, debutó a los 14 años en la actuación, por lo que ya es un veterano. Aunque en sus inicios también tuvo que trabajar como electricista o camarero.

Ahora, sin embargo, es una de las grandes estrellas de nuestro cine. De hecho, sólo Mario Casas le puede disputar el puesto de actor mejor pagado. Varios directores de casting explican a LOC que sus representantes pueden llegar a pedir hasta 30.000 euros por capítulo en una serie de televisión de prime time. "Lo que ocurre es que tal y como está el mercado, tras las negociaciones se quedarían en una horquilla de unos 22.000 o 25.000 euros", cuentan. De esta forma ha superado el nivel de Miguel Ángel Silvestre, que tuvo que romper su contrato con Telecinco por la poca rentabilidad de sus películas.

Hugo Silva, en cambio, está respaldado por los números. Es cierto que ha tenido algún patinazo gordo como Karabudjan (la costosísima miniserie que Antena 3 tuvo que retirar antes de tiempo) pero sus triunfos en la taquilla le avalan. Para una película media made in Spain llegar al millón de euros es todo un triunfo. Pues bien, atentos a sus cifras en los últimos cuatro años. Los amantes pasajeros (2013) ha logrado una recaudación de casi cinco millones de euros; El cuerpo (2012) superó los seis millones; Lo contrario al amor (2011), se quedó en algo más de dos millones y medio; Que se mueran los feos (2010) alcanzó los seis millones y medio; y, por último, Mentiras y gordas (2009) fue el taquillazo español del año con más de cuatro millones.

Está claro que Hugo Silva tiene tirón en taquilla y buen olfato. Por eso los directores de casting explican que su caché en cine es difícil de estimar. "Puede pedir lo que quiera por un protagonista pero si el proyecto le interesa de verdad, se bajará el sueldo". Es lo que hizo por ejemplo para trabajar a las órdenes de Almodóvar. "Su productora, El Deseo, es conocida por pagar a la baja. Pero, claro, salir en una de sus producciones es un lujo y tratan como nadie a sus actores. Vuelos en primera, ropa de firma...".

3.000 EUROS POR SESIÓN

Si el papel en la película no es protagonista, Hugo Silva cobraría al rededor de 3.000 euros la sesión de trabajo. Un dinero que luego él invierte en sí mismo. Igual que Javier Bardem recurre a Juan Carlos Corazza para preparar sus películas, Hugo Silva también cuenta con el asesoramiento de profesionales para sacarle todo el jugo a los personajes por pequeños que sean. En una ocasión incluso estuvo entre rejas para preprarar un papel. En prisión se encontró con un antiguo conocido del barrio. "Fue muy generoso. Me enseñó cómo se mueve la gente por allí".

Por otro lado, Hugo Silva es un hombre querido por las marcas publicitarias. Actualmente protagoniza con Álex de la Iglesia una campaña con Vodafone mentada al principio. El año pasado anunció Line junto a Michelle Jenner y en el pasado su escultural cuerpo sirvió para promocionar el yogur griego de Danone.

El hecho de ser imagen comercial no significa que el actor haya abandonado su ideario de chico de barrio. Aunque no figure en las listas de progres oficiales al estilo Willy Toledo o la saga Bardem, Silva también está volcado en causas como las del pueblo saharaui.

Eso sí, la próxima semana dejará a un lado estas cuestiones para darse un baño de glamour donostiarra. Los gemelos se quedarán en casa. Resguardados de la fama de su padre, una estrella que brilla más que nunca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario