02 mayo 2014

Mariló Montero es guapa e inteligente

«Estoy poco entrevistona». Mariló remolonea, quiere pero no quiere meterse en camisa de once varas. Tras varios ronroneos electrónicos dignos de ser reproducidos -lástima de espacio- la periodista navarra se presenta a la cita ya sin reservas, con el verbo plácido de quien está acostumbrado a llenar horas de directo. En este caso, su belleza es sólo la coartada de su inteligencia.

Pregunta.- Tal y como está el percal para la monarquía, ¿cómo lleva ser la reina de las mañanas?

R.- ¡Eso se lo tendrías que preguntar a Ana Rosa Quintana! Aunque tenemos más número de espectadores que ella o Susana [Griso], nuestro share es menor.

P.- Se está escaqueando...

R.- La monarquía ha pasado y va a pasar unos meses muy malos, pero está reaccionando bien: el perdón del rey no se lo he escuchado a nadie más.

P.- ¿Qué es lo primero que le va a decir a Leopoldo González-Echenique, su nuevo jefe?

R.- Mmmm, no sé. Le estrecharé su mano amablemente y como cuando estás con la Familia Real: esperaré a que él hable primero.

P.- Tiene trabajito.

R.- TVE no ha estado parada, lo dicen los resultados. Ha sido líder en audiencia todo el año y estamos con las cuentas equilibradas. El problema viene ahora. Se ha quitado mucha programación en directo para ahorrar y eso va en perjuicio de la calidad y de la audiencia.

P.- ¿Ha sacado ya su dinero de Bankia?

R.- No lo pienso mover de ahí. Hace falta una voz con autoridad que aclare qué está pasando con la fuga de capitales en España.

P.- Pregúnteselo a Rajoy.

R.- La entrevista está pedida hace mucho tiempo, pero los políticos no están entrevistables.

P.- ¿Qué es lo último que pagó en pesetas?

R.- No me acuerdo… además, yo mentalmente nunca he abandonado la peseta. Y sé lo que vale un euro, ¿eh? ¡Que llevo una administración económica férrea!

P.- Entonces, si vuelve, mejor…

R.- Sería una tragedia.

P.- ¿Tiene usted ojos de mujer fatal?

R.- No [le pedimos prestada una frase de sus correos electrónicos]: Opino que cuanto más corta es la minifalda, más credibilidad pierdes.

P.- ¿Es el caso de Sara Carbonero?

R.- Sara tiene una oportunidad maravillosa de aprovechar el momento y convertirse en una excelente periodista. Depende de ella.

P.- Se lo pregunto a la Maja de España que fue: ¿la belleza puede ser también antipática?

R.- No, la belleza siempre es poder. Te conmueve. Pero no hablo sólo de estética, la belleza puede estar detrás de unas palabras que oyes en la radio aunque no veas al locutor. Para mí, Andrés Aberasturi es bellísimo.

P.- ¿A qué millonada ofrecida por Vasile ha dicho que no?

R.- Todavía no me ha llamado. No tiene hueco.

P.- ¿Qué le pasó a la indignación?

R.- Que hasta para indignarse hace falta orden.

P.- ¿Charlaría con el etarra que estuvo a punto de hacerla viuda?

R.- [Se lo piensa] Sí. Aclaremos que a Carlos Herrera, mi ex marido, afortunadamente no lo mataron. Pero sí hablaría con quien lo intentó. Le haría una entrevista.

P.- ¿Aceptaría su perdón?

R.- Si a mí me llamara ese terrorista y me dijera: «Mariló, perdona porque quise matar a tu marido», ese perdón sí entraría dentro del marco de la sinceridad. Pero si es el Gobierno quien organiza esa reunión, sería absurdo. Porque el perdón, que parece que es la palabra clave aquí, hay que sentirlo.

P.- No se preocupe, Mariló [destensamos]: siguiendo todos los consejos de Saber Vivir durará usted eternamente.

R.- Jajaja. En Saber Vivir pasas por fases. Al principio todo me divertía, después empecé a sentir cierta hipocondría, y ahora ya estoy más en la línea de informar y quedarme admirada con nuestros médicos.

P.- Qué sabihonda [como Sabe Vivir, Sabe Moverse, Sabe Comer… los títulos de sus secciones].

R.- ¡Aprendihonda!

P.- Fumará usted a escondidas.

R.- No, ninguno de mis colaboradores me ha acusado de fumadora.

P.- ¿Sabe que están investigando una vacuna?

R.- Me alegro, pero primero que lo prueben con ratitas.

P.- ¿Con qué otro producto milagro ha picado?

R.- Con ninguno, los milagros no existen. Además, la celulitis es cultura. No nos tenemos que avergonzar de tenerla. Las mujeres para eso somos muy cainitas, no hacemos para nada corporativismo. Ahora que es el momento de destapar las piernas por completo y ponerte en biquini, o vas con un pareíto o te señalan en la playa. Pero joer, la celulitis es tu vino español, tu jamoncito, tu cocido, tus hidratitos de carbono…

P.- Claro, y si posara en Interviú lo haría sin photoshop.

R.- Ah, no, yo jamás posaría en Interviú. Ni cuando tenía edad.

P.- Dijo Sharon Stone que los toros eran la poesía de España.

R.- Es una buena medida que los toros sean apoyados también por los herederos de Hemingway.

P.- Ahora que se habla del rescate, ¿cuándo empezó el secuestro?

R.- Con la burbuja inmobiliaria, dicen, pero yo me pregunto: ¿Quién y por qué la pinchó?

No hay comentarios:

Publicar un comentario