26 julio 2014

Perla la perrita de Pilar Pasamontes es vegetariana

La fiesta varía poco a no ser porque se tenga mejor o peor día. Quienes montaron la de Díme el jueves por la noche la clavaron y derechita porque fue un éxito de invitados, incluidos los que se cuelan en cada party. Fue más que eso, porque entre los puntos principales de patrulleo urbanfashion de Barcelona, la cocina de Martín Vázquez merece capítulo a parte. 

Pasó sopa de tomate, mollejas crujientes, patatas rellenas, tartar de atún con fresa… Hasta Perla, la perrita de Pilar Pasamontes, cenó y bien. Estupenda la anfitriona, Svetlana Zolotarev, que "viajaba" sobre unos tacones envidiables y un vestido de paîllet blanco (del bueno, no de chinilandia). De paîllet blanco también iba Marita Guerin, perfecta con boina y bufanda salpicadas de brillos. 

Risas con tres chicas con más recorrido de pierna que el Camino del Apóstol: Nadine Giering-Jans y Anaís Rodríguez, modelos, y Gloria Martínez, estudiante de periodismo. Ya le conté que esto es un oficio al que hay que ponerle el alma, y que si cree que va a poder pagarse cenas tan estupendas como la de anoche mientras pasa el Vía Crucis del becariado, va errada. 

Compartimos el finísimo sentido del humor de la Ros, Mireia, la simpatía de Montse Camps, Lourdes Rodríguez y Esther Arias, que sin conocernos nos han quedado de cine en la foto, beso a Pedro Marín y cómo me gustan este chico, su voz y su canción pegadiza: "Aire, soy como el aire… Me refugio en tu bolsillo te persigo bajo tu ropa… la, la, la". Rosa Clará pasó como eso, un aire. 

"Tengo una cena", dijo. Cierto, la de aniversario de Riky Mora. Un dj que todo lo anima se mantuvo impertérrito frente a los platos, Gerard Estadella. Conclusión, la cocina de Díme mantiene su calidad incluso si la cosa va de catering. Hasta queso pecorino sardo había.

Algo que tiene trabajar dando vueltas todo el rato y cada día es que te cruzas inesperadamente, por ejemplo, con el director del festival de música de Cap Roig en Casa Varela, lo cual es una añadido simpático a mi cita con José Manuel Varela y Pili Camarero. 

"Hasta a mi chica me la busqué con apellido adecuado", me contaba mi anfitrión, que agarró bandejas antes que moscas al vuelo, frente a una cecina de León, un pecorino trufado (otra vez el queso) y rodeados de fotos de famosos. Y cuando le pregunté si el príncipe Felipe, ahí en una de las fotos, sabe comer, me dijo sin pensarlo un segundo: "No tengas ninguna duda, sabe comer y le gusta". 

Me lo creo, que llevar corona no es sinónimo de buen paladar. También coincidí con Varela en la inauguración de Mercat Princesa en El Born. Por allí andaba con Abidal, Gemma Mengual, Elisenda Roca, Hermann Bonnín, Sabine Dufrenoy, Elsa Anka, Pilar Eyre, Núria Ribó, Teresa Ribera, Albert Om… 

La inauguración duró 15 horas. ¡Récord! Sara Guerrero, que dirige el local, estuvo ahí las 15, con garbo y con tacones. Sin tacones pero con el garbo que les caracteriza al pisar, presentaron los hermanos Muga su tinto de la añada 2009. Eligieron de apoyo a un chef grandioso, a Jean Luc Figueras, que lo maridó con un guiso mar y montaña. La langosta sigue al pollo, y un Muga siempre va con palabras mayores.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario