09 agosto 2014

Nerverland sale a la venta



El magnífico rancho que Michael Jackson convirtió en su paraíso en la tierra, más conocido como Neverland en honor al inmortal Peter Pan, saldrá en breve a la venta, después de que Colony Capital, la firma con derechos sobre la propiedad, haya decidido ponerlo en el mercado. 

La intención no es otra que recuperar los 23 millones de dólares invertidos en la extensa propiedad de Los Olivos, en California, una situación que no ha gustado a la familia Jackson.

"Estamos frustrados, amargamente decepcionados y tristes de que esta situacióm haya terminado así", aseguró un representante del patrimonio de Jackson, que hace años alcanzó un acuerdo con Colony para que se encargaran de restaurar y mantener la propiedad. 


Sin embargo, hay poco que puedan hacer para evitarlo, puesto que Colony lleva años invirtiendo dinero en la finca a razón de unos cinco millones de dólares anuales, según la revista Forbes, lo que, según sus cálculos, ascendería a un total de 50 millones de dólares en seis años, más los 23 que pagaron por obtener los derechos del lugar.

Ahora confían en que la salida a la venta de la casa pueda alcanzar un precio de hasta 60 millones de dólares en el mercado alcista actual, no solo por el valor real de la propiedad en la que Jackson pasó algunos de los años más importantes de su carrera musical, sino por el peso del nombre de su anterior dueño y la historia detrás de la mansión y sus amplios terrenos.

Claro que en contra tendrá las acusaciones de abusos de menores que muchos han asegurado que se produjeron en Neverland, pese a que el juicio en Santa María declaró la inocencia del intérprete de Thriller en 2005. 

El juez determinó que no había evidencia suficiente para demostrar que Jackson hizo algo más que dormir con los muchos niños que solía invitar a su residencia.

"Esperamos y confiamos en que los nuevos dueños de Neverland respeten la importancia histórica de la propiedad", aseguró en un comunicado los representantes del patrimonio de Jacko, que manejan desde su muerte, en junio de 2009, dos de sus hombres de confianza, John McClain y y John Branca.

Ambos consideraron la posibilidad de quedarse con la casa de Los Olivos, sabedores de las muchas posibilidades de explotación del lugar en relación a la leyenda de Michael Jackson, pero el alto precio de Neverland, sumado al coste de mantenimiento, les hizo abandonar el proyecto. 


"Se exploraron muchas opciones, pero las restricciones financieras, de uso de la tierra y de la zona lo convirtieron en un objetivo prohibitivo dadas nuestras obligaciones con los hijos de Michael".

Precisamente éstos, encabezados por el mayor de los tres, Prince, quisieron participar en un proyecto hace un año para revitalizar Neverland y devolverle el esplendor de sus mejores años. 


También hubo conversaciones con sus tíos para convertir el lugar en una especie de parque temático sobre la figura del cantante de Indiana, aunque nunca hubo capital suficiente para llevarlo a cabo.

La responsabilidad financiera ha primado por encima de cualquier empresa descabellada, y de las múltiples deudas que dejó Jackson en vida se ha pasado a un superávit que ya ha superado los 750 millones de dólares. 


A ese dinero tendrán acceso los tres hijos del cantante y nadie más, sin que sus hermanos, con los que formó los Jackson 5 en sus inicios, hayan podido llevarse ni un solo centavo.


Tampoco podrán explotar Neverland, una casa que compró Jacko en 1988 y en la que vivió hasta que empezaron las acusaciones de acoso sexual a menores en 2004. 


Allí hizo realidad su sueño de emular a Peter Pan y no crecer jamás, un paraíso con atracciones para los niños que solían visitar su residencia. Ahora cambiará de manos, aunque la esencia de Jacko, es de suponer, permanecerá siempre en la propiedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario