07 junio 2015

Un juez le da a elegir entre ir a la cárcel o sufrir el mismo daño que su víctima

Una mujer que había sido denunciada por rociar con un spray de pimienta a un camarero de una famosa cafetería de Ohio fue declarada culpable de la agresión.

Y el juez le dio a elegir entre dos castigos, pasar treinta días en prisión o recibir el mismo daño que ella causó a su victima a manos de el pero como la mujer no quería ir a la cárcel eligió ser rociada por gas pimienta.

Y a pesar del deseo del empleado por rociarla con un spray de verdad el juez solo autorizó que pudiera rociarla con agua.

Y aunque ella no lo supo hasta el último momento, estuvo todo el tiempo asustada sabiendo lo que le vendría encima, el juez ha explicado que no quería causarle ningún daño, pero si darle un castigo ejemplarizante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario