23 septiembre 2016

Nuevo encarecimiento del precio del petróleo

Las Bolsas tienen más motivos para bajar que para subir y, sin embargo, prosiguen el camino alcista iniciado tras los mínimos del pasado agosto. Ayer, las plazas europeas y Wall Street experimentaron moderadas subidas a pesar de las malas noticias económicas publicadas y un nuevo aumento del precio del petróleo.

La confianza del consumidor estadounidense vuelve a debilitarse en septiembre, al persistir las dudas sobre la economía y el mercado laboral.

El índice de confianza del consumidor elaborado por la Universidad de Michigan, en su lectura preliminar para el presente mes, bajó una décima, hasta 95,8 puntos, echando por tierra las perspectivas de los analistas de Wall Street, que apostaban por que rebotaría hasta 96,5.

El dato de confianza de los ciudadanos es muy seguido por el mercado, ya que se considera un barómetro de la tendencia del gasto de los consumidores.

La decepción también llegaba ayer al viejo continente, donde se conoció que la producción industrial de la zona euro se incrementó un 0,4% en julio respecto al mes anterior y alcanzó el 2,4% en tasa interanual, por debajo de las previsiones de manejadas por los economistas.


Y estas pobres cifras macroeconómicas fueron acompañadas por un nuevo encarecimiento del precio del petróleo, pese a que el huracán Iván no dejó secuelas tan graves como las temidas en las plataformas petrolíferas del Golfo de México.

El barril de Brent, la referencia en Europa, se llegó a revalorizar un 2,5% en la jornada y rebasó los 41,75 dólares, mientras que el Texas ganó por encima de un dólar en Nueva York y llegó a tocar los 45.

Pero los inversores, prefirieron obviar las malas nuevas y se agarraron con fuerzas a las favorables previsiones de beneficios para el tercer trimestre del año, realizadas por Ford, Texas Instruments y Qualcomm. Así, las plazas europeas cerraron con avances que se acercaron al 1%, a excepción de Madrid, que concluyó la sesión prácticamente en tablas.

Tanto el Dow Jones como el Nasdaq mantuvieron moderadas ganancias durante toda la sesión y cerraron al alza ganando un 0,4% y un 0,3 %, respectivamente.

Sin embargo, pese al ascenso, una jornada más, las Bolsas volvieron a adolecer de falta de actividad. Los volúmenes de negocio fueron pequeños, evidenciando la ausencia de inversores en la renta variable.

«Las últimas subidas no han ido acompañadas de un sólido volumen de negocio, lo que hace poner en duda el alcance de las mismas», afirma Juan José Fernández-Figares, jefe de Análisis de Link Securities, quien dice que el mercado sigue sumido en una fuerte apatía e indefinición, al persistir las dudas sobre el futuro económico.

El crecimiento económico en Estados Unidos sufrió un debilitamiento en el segundo trimestre y, ahora, el mundo económico y financiero, en pleno, trata de determinar si la debilidad es transitoria o marca el comienzo de una tendencia de desaceleración económica de más largo plazo.

«Lo cierto es que las últimas cifras macro, invitan a pensar que nos podemos encontrar ante un escenario de tasas de crecimiento muy moderadas», afirma un gestor de un banco español.

En este contexto, los expertos no descartan que la Bolsa prosiga con su lento movimiento alcista de cara a fin de año, pero dentro de la apatía que caracteriza a la renta mundial en 2016.

«La mayoría de los inversores no quieren aumentar sus posiciones en acciones, ya que hay demasiadas dudas en el escenario económico, empresarial y geopolítico», apunta Juan Cueto, director de Estrategia de Ibersecurities.

En este contexto, los expertos recomiendan elegir con mucho cuidado en qué valores invertir. Estiman que es recomendable entrar en empresas con buena salud financiera, que cuenten con un negocio estable y que tengan una alta rentabilidad vía dividendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario