08 abril 2017

Si me queréis irse

LOLITA (SUBE)
POR EMPRENDEDORA
«Siempre seré un volante en la bata de cola de Lola Flores». Aún recuerdo aquella frase que hace muchos años me dijo Lolita en la intimidad de su casa de Marbella para explicar lo difícil que le resultaba triunfar hiciera lo que hiciera. Aquel titular es ahora un recuerdo nostálgico que forma parte de la trayectoria vital de Lolita y de los que tratamos a la Gran Lola. El volante no sólo ha triunfado en su vida personal con Pablo como escudero fiel y amoroso, sino también en el profesional. Su última iniciativa, una tienda con objetos made in Flores donde destacan las camisetas con la mítica leyenda de la Faraona ¡Si me queréis irsen!

FERNANDO VERDASCO (SUBE)
POR GENEROSO
La nueva generación de tenistas españoles, altos, guapos y con cuerpos llamativos ha desbancado a los modelos profesionales en los reportajes de revistas femeninas de las llamadas de gama alta tipo Telva, Vanity Fair o Vogue. Son muy vistosos, más naturales y además conectan con el personal femenino porque saben / sabemos que los músculos no son de atrezzo, ni obra del photoshop. Entre los que más gustan aparte de Nadal se encuentra Verdasco que, además de ser un campeón, es muy buen chaval. Parte del poco tiempo que le queda libre entre partido y viaje se lo dedica a su hermana pequeña a la que lleva al cine y de compras. La niña es muy divertida y se ha convertido además en talismán del equipo nacional.

VECINO TRAIDOR (BAJA)
POR DESLEAL
Desde que se supo que el vecino traidor de Belén Esteban tenía identidad propia y no se trataba de un infiltrado de Ambiciones disfrazado, la vida en el bloque de viviendas se ha convertido en algo parecido al CNI. Ya saben la Casa Madre de los espías españoles en la carretera de La Coruña dónde se aman y se odian con la misma intensidad que se filtra la información de las celebraciones intimas en el entorno de la Familia Real. Aunque en el caso de la cesión de las fotos post presentación del noviazgo principesco me barrunto que no hay pariente traidor sino alguien con mando en plaza, por supuesto en Zarzuela y/o aledaños. ¿Se imaginan si el paso siguiente fuera acudir a La Noria?

CLAUDIA CARDINALE (BAJA)
POR BORDE
Si algo de bueno tiene cumplir años es que los arrebatos de ira tan típicos de la juventud suelen aparecer después muy de vez en cuando. Y más si se trata de personajes con notoriedad pública. La veteranía es un grado incluso a la hora de perder los estribos. Por eso no se entiende qué le ocurrió a Claudia Cardinale en el hapenning organizado para festejar su libro Mi Tunez, donde no quiso firmar un autógrafo a una admiradora de mediana edad que acudió con su biografía. En cambio, el día después era todo dulzura...

No hay comentarios:

Publicar un comentario