22 septiembre 2017

Corriendo por la selva

El próximo fin de semana, el Mundial de motociclismo pone punto final a su gira por Oriente, con el Gran Premio de Malasia, antes de volver a Europa. El circuito de Shah Alam acoge de nuevo a la caravana recién llegada de Australia. Este trazado, situado a unos veinte kilómetros de la capital malaya de Kuala Lumpur en un entorno absolutamente selvático, fue el encargado de cerrar la temporada 91 hace tan sólo unos meses. Tiene tres kilómetros y medio de longitud y no es precisamente sencillo, muy al contrario, es muy difícil cogerle el ritmo.


Este circuito es la máxima expresión de lo que llamamos trazado mixto, puesto que tiene mezcladas zonas muy rápidas y muy lentas y los pilotos tienen que pasar a veces de realizar una curva en sexta marcha a enlazar la siguiente en primera. Para muchos no es un buen recuerdo el pasado G.P., .de Malasia, sobre todo para algunos pilotos de 500 como Rainey y Schwantz, que terminaron aquí sus respectivas temporadas, con caídas que les produjeron serias lesiones. Es precisamente esta categoría la que cuenta ya con dos importantes bajas en lo poco que llevamos de temporada. Gardner, lesionado en Japón, y John Kocinski, que fue baja en Eastern Creek y no podrá repetir aquí su victoria del año pasado. El cuarto de litro se presenta comó una Copa monomarca de Honda

El italiano Luca Cadalora lidera la clasificación provisional con dos victorias, pero Carlos Cardús está muy fuerte psíquicamente, después de haberle ido pisando los talones durante la última carrera recién salido de su operación de clavícula y por supuesto hay que contar con el alemán Helmut Bradl. En cuanto a 125 cc., hay que estar preparados para emociones fuertes. Buena prueba de ello fue la llegada a meta el pasado fin de semana de Waldmann y Gramigni completamente emparejados después de hacer junto con Casanova una carrera realmente espeluznante.

.- Entre los favoritos tiene que estar forzosamente Jorge Martínez «Aspar», que ha estado con ellos en los primeros giros de los dos grandes premios celebrados, pero una caída en Suzuka y un fallo mecánico en Australia, le privaron de los puestos de honor. Actualmente es octavo, empatado con el japonés Wada. El que sí sorprendió a muchos el pasado fin de semana, fue Carlos Giró, que hubiera terminado por lo menos cuarto en Australia si no llega a aflojarse la estribera de su Aprilia, pero este fin de semana el impetuoso catalán tiene una nueva oportunidad de llegar a Jerez con algunos puntos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario