28 marzo 2013

Comprando se generan endorfinas


"Los inteligentes de verdad son los que saben emocionarse", repite sin parar Daniel Goleman, profesor de psicología de la Universidad de Harvard, desde que su libro La inteligencia emocional se convirtiera en un best seller. El antropólogo José Antonio Jáuregui, va más allá y escribe: "El cerebro es un ordenador programado maravillosamente y las emociones lo que hacen es nutrir la inteligencia y esculpir nuestra personalidad".

En busca de emociones consumistas que son las más socorridas y fáciles de tener a mano, me calcé mis zapatos Bowie de charol negro y suela de caucho de la nueva colección de Sara Navarro y me tiré a la calle en busca de lo último en el mundo de las tendencias. Ojo, no sin antes seguir un consejo de Coco Chanel que dice: "Una mujer debe perfumarse donde quiere que la bese el hombre de su vida". Yo que soy muy infiel a los perfumes y rápido me apunto a lo más nuevo, escogí Fantasy Twist de Britney Spears, una fragancia que la cantante asegura "deja un rastro de sensualidad a su paso". Por si acaso es cierto, yo me eché medio frasco. Ya os contaré si es verdad lo que cuenta esta reina del pop.

Obediente a los consejos de mi médico de cabecera que asegura que caminar baja el colesterol, la tensión arterial y además provoca cientos de endorfinas que hacen que te sientas feliz, me lancé al asfalto en plan urbanita mañanera con mi Ipod por compañía, para escuchar el último disco de Calexico, el grupo californiano de folk indie y puse rumbo al showroom de Missoni. La famosa firma italiana de punto presentaba su colección primavera 2013. Su ropa de mujer es preciosa pero lo que me conquistó fueron… ¡sus diseños para hombre! Sus jerséis y chaquetas son súper ponibles para nosotras las chicas. Incluso vi un par de modelos que imaginé eran perfectos para llevarlos Mónica Oriol, en una cacería, o Pilar de Gregorio, exduquesa de Fernandina, en su finca de Toledo ahora en plena temporada de cotos y monterías.

Para educar el buen gusto hay que rodearse de cosas bellas aunque no siempre puedas comprarlas, me decía mi madre. Ahora que ya no soy una adolescente le hago más caso y me acerqué a Kadó, una tienda que ofrece una depurada selección de las tendencias de moda y accesorios de primeras firmas europeas. Ahora que andamos todos con prisa, encontrar un espacio multimarca que te haga el resumen de lo que se lleva y te asesore sin agobiarte es un alivio. Aquí hice mi descubrimiento shopping de la semana: los bolsos de Tissa Fontaneda. Tienen diseño, no pesan, son blandos de cuero fino y gustoso, están hechos a mano y no llevan logos para evitar que los copien y sean top manta en cualquier esquina. La tribu de las elegantes hoy más que nunca huyen de los logos. Tissa, después de trabajar durante años para Thierry Mugler, Swarosky, Bottega y Loewe lanza su propia marca de accesorios. Sabe que el mundo del lujo, pese a la crisis, ha crecido un 7% y confía en su firma. Yo me enamoré de el bolso burbuja de napa superfina y ligera. Seguro que más de una amiga chic me pregunta por él. Este tipo de flechazos sí que suben las endorfinas aunque… ¡bajen el peso de la cartera!

No hay comentarios:

Publicar un comentario