04 mayo 2014

Carolina Herrera también se pone tiritas

La crisis no ha modificado el calendario de Mango. Isak Andic organizó en Barcelona una de las mejores fiestas de entrega de El Botón y mantuvo intacta la dotación de 300.000 euros, el premio más alto del mundo de la moda, que se llevó el tailandés Akarasantisook. 

El jurado, presidido por Carolina Herrera, eligió el cuidado estilo artesanal del tailandés, aunque el nivel de los finalistas procedentes de todo mundo fue muy alto. Mango había financiado a cada uno de ellos con 18.000 euros para que desarrollaran sus proyectos, expuestos en vitrinas en el Paseo de Gracia. Una iniciativa generosa que maravilló a Carolina Herrera, premiada ella también por el éxito de su larga carrera. 

A pesar del trompazo que se había dado horas antes contra la puerta de un restaurante, tres puntos en la nariz y muchas molestias, Carolina asistió a la fiesta. Y, como siempre, la más elegante y glamourosa, incluso con una tirita en la herida. De «una gran señora», la calificó Andic. 

Una frase que repitió el presidente Artur Mas, la única que pronunció en castellano desde el escenario. El resto de su alocución fue una demostración de lo bien que domina el inglés y el francés. La flor y nata de la sociedad y la clase empresarial catalana allí presentes se sintieron en la obligación de disculparse por lo que calificaron de «provincianismo nacionalista que no nos lleva a ningún sitio». Entre los invitados, Jaime de Marichalar, contento de la mejoría de su hijo Felipe, que según los médicos ya podrá meterse en el agua este verano, algo que preocupaba mucho al niño. 

El 22 de junio Marichalar tiene una nueva cita en los Juzgados por su demanda contra la revista Época y contará con Valentín Fuster como testigo, aunque el médico está harto de dejar Nueva York para declarar ante el juez que su paciente jamás ha consumido drogas y encontrarse en Madrid con las dilaciones que argumentan los procesados para retrasar o anular el juicio.

Estimulantes fueron los testimonios de algunas de las 40 mujeres de renombre que colaboran con sus relatos en el libro solidario Un momento de mi vida, como la baronesa Thyssen, Natalia Figueroa, Pilar Cernuda, María Escudero, Mamen Sánchez, Susanna Griso o Mariló Montero. Y emocionante el testimonio de Bruno Gómez-Acebo, padre de un niño autista, que explicó cuánto pueden mejorar estos niños con estímulos y terapias adecuadas. La infanta doña Pilar y su hermana doña Margarita saben bien lo que supone el cariño y el apoyo familiar para una persona con minusvalía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario