24 noviembre 2014

Los obispos están pidiendo perdón

"Las víctimas son lo primero. Tolerancia cero, esto no admite medianías". Ante más de 50 periodistas y decenas de cámaras de televisión, el portavoz de la Conferencia Episcopal, José María Gil Tamayo, no esperó ni a las preguntas para entonar un mea culpa público y solemne. 

Con tono compungido, pero con aplomo y firmeza, pidió perdón por esos "pecados y delitos" que "nos duelen y nos producen vergüenza". Y, para acabar con estos comportamientos corruptos en la Iglesia y en la sociedad, solicitó "regeneración moral personal y social", y "ejemplaridad" a los líderes "políticos, sociales, económicos y eclesiales".

A pesar de que aseguraron que conocieron el caso de los abusos sexuales de 10 sacerdotes y dos laicos de Granada a un menor "por la prensa", los obispos le dedicaron amplia atención al tema, que acaparó la rueda de prensa de clausura de la Plenaria episcopal, celebrada en Madrid.

Las preguntas de los periodistas apuntaban al escándalo y el secretario de la CEE se veía obligado a reiterar "el dolor, el pesar y la repulsa de los supuestos delitos denunciados". Entre otras cosas, porque cualquier abuso, aunque fuese sólo uno, es "una ofensa a las víctimas y a Dios, además de dañar a la Iglesia, a la diócesis directamente afectada y a toda la sociedad en general".

Por eso, en sintonía con la actitud del Papa emérito, Benedicto XVI, y del Papa reinante, Francisco, los prelados mostraron su "cercanía y su solidaridad" con las víctimas. 

Pero, al contrario del Papa Francisco, que consoló y llamó dos veces a la víctima principal, como desveló Religión Digital, ningún obispo español hizo lo mismo. Sin embargo, Gil Tamayo insistió en esa cercanía episcopal a las víctimas, que también se extiende "al obispo, a los sacerdotes y a los fieles" de Granada "que se ven señalados".

De hecho, el portavoz episcopal defendió a monseñor Francisco Javier Martínez porque "ha cumplido los protocolos que establece la Iglesia para estos casos. Él ha mostrado su dolor y cercanía a la persona que ha denunciado y las que se ven afectadas por este pecado y delito".

"Lógicamente, un obispo que manifiesta esto goza de todo el afecto y credibilidad", añadió el portavoz episcopal. De ahí que Gil Tamayo pidiese prudencia a los medios a la hora de enjuiciar la gestión del caso por parte de monseñor Martínez. "No convirtamos a la prensa en un tribunal paralelo. Nuestra misión es de denuncia y de exigencia de justicia, así como de respeto a las personas".

Además, Gil Tamayo también quiso romper una lanza en favor de los 19.000 sacerdotes españoles, entre los que puede haber "alguna manzana podrida", pero reconociendo que "esta lacra ha afectado menos a la Iglesia de España" que a las de otros países.

Por otra parte, el subdelegado del Gobierno en Granada, Santiago Pérez, informó ayer de que existen cuatro implicados que pueden tener "una ligazón mucho más directa" con el supuesto caso de abusos sexuales a un menor en esta provincia y que no se descarta que la investigación se amplíe a otras posibles víctimas, informa Efe. Santiago Pérez declaró que la investigación, cuyos implicados cifró en once, "sigue avanzando, sin prisa pero sin pausa".

El subdelegado recalcó que no le constan nuevas denuncias que se hayan incorporado a la que inició la investigación, aunque no se descarta abrir el abanico de declaraciones con "personas que en su momento pudieran haber sufrido algún tipo de daño" y que se puedan prestar a declarar.

Detalló además que aún no ha terminado la declaración de posibles testigos, que las diligencias que se están ultimando siguen su cauce y que lo último será tomar declaración a los posibles implicados, que aún no han sido citados. 

"Si se deriva cualquier acto punible, se podrá quizás detener. Ahora mismo no consta que se haya citado, aunque se están practicando otro tipo de diligencias y, hasta que no terminen, no se dará entonces el siguiente paso", expuso.

Aunque dijo que no le constan de momento denuncias nuevas, sí apuntó que hay "indicios razonables" de que se pueda dar lugar a ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario