01 octubre 2016

El purasangre un mercado rentable

Septiembre es tradicionalmente el mes en el que las yeguadas sacan a subasta sus mejores ejemplares, los llamados Yearlings, caballos purasangre de un año de edad que han sido preparados, cuidados y genéticamente seleccionados para la velocidad en alta competición.

Queda un año para que el hipódromo de La Zarzuela reinicie su actividad ecuestre. La subasta que se celebra hoy en Soto de Mozanaque (Madrid), a partir de las 17.30 horas, resulta crucial para determinar el estado de ánimo de los compradores y de los amantes de estos animales. Seguramente ésta será la última subasta de la transición (si se respetan los plazos, que ya van con un poco de retraso), antes de la apertura de La Zarzuela.

«Alrededor del hipódromo giraba el 70% de las carreras y la mayor parte de la actividad de crianza. Su desaparición acabó con muchos negocios del pura raza», comenta el presidente de Propietarios en España y dueño de la cuadra Madroños (perteneciente a la yeguada de Ulzama), Félix Sanz.


Desde que en el año 1996 se colgara el cartel de cerrado en la puerta del hipódromo de Madrid, la afición de unos pocos amantes del caballo de carreras ha conseguido que no desaparezca esta raza en España, aunque apenas quedan tres grandes yeguadas a las que hay que sumar los propietarios individuales. «Nuestro país no ha sabido evolucionar en cuanto a los purasangre y se ha quedado en el abismo», se quejaba Sanz, teniendo en cuenta, sobre todo, las excelentes condiciones que se dan en el territorio nacional para su crianza: el clima, las extensiones de terreno, el sol y los aportes de minerales que posee la tierra.

Hoy se ponen a la venta 100 espléndidos ejemplares no sólo nacionales sino que también se presentan caballos de Inglaterra o Suecia llegados a Madrid. El precio de salida de cada uno de estos caballos es de 3.000 euros. El dueño de la cuadra Madroños, que ha traído este año 15 yearlings, consiguió vender uno el año pasado por 72.000 euros y hoy espera romper ese récord y alcanzar quizá los 80.000. Su cuadra, como otras españolas, se ha visto favorecida por la posibilidad que les han ofrecido otros países de competir lejos de nuestras fronteras, sobretodo en el sur de Francia, y no perder así el ritmo de competición.

En la otra parte, encontramos a quienes están dispuestos a invertir en un pura sangre: suelen ser grandes aficionados por los caballos de raza, con una posición económica desahogada (mantener un caballo de pura raza puede costar entre 600 y 900 euros). Algunos se deshicieron de sus animales cuando cerró La Zarzuela por la falta de rentabilidad que suponía la ausencia de carreras. Ahora muchos de esos aficionados retoman una afición que nunca perdieron.«A veces también son amigos que ponen un fondo común y se hacen con un ejemplar por la diversión que supone participar en carreras», comenta Sanz.

Los expertos estiman que a partir de 2016 y en la siguiente década, unos 700 caballos moverán la actividad del hipódromo de La Zarzuela. Más tarde quizá se alcancen los 3.000 ejemplares. Todo depende del interés que susciten las carreras entre los aficionados.Precisamente la novedad de este nuevo hipódromo, en el que han participado económicamente la SEPI y Loterías y Apuestas del Estado, es la posibilidad que concede el recinto para que los caballos puedan entrenarse y mantenerse allí. Ello implicará la vuelta de muchos entrenadores y la generación de puestos de trabajo. En otros países donde se ha conservado el mercado del purasangre, las carreras de caballos son una de las industrias que genera más dinero al Estado.

En cuanto a las apuestas, los organizadores quieren aprovechar las nuevas tecnologías para acercar este juego a todos los ciudadanos. Internet y el teléfono móvil serán esenciales para que se apueste sin necesidad de acudir a una carrera.

29 septiembre 2016

La competencia desleal china

Atribulados chinos han pedido el amparo de su embajada ante los hechos vandálicos acaecidos en Elche la pasada semana contra estos empresarios y sus propiedades. Siete días más tarde volvían las manifestaciones, aunque en medio del despliegue policial no se haya repetido la barbarie.

Todos han condenado, solo podía ser así, porque la violencia no es justificable y además, las importadoras chinas eran perfectamente legales.

El polvorín de la convivencia multirracial ha estallado por donde menos se pensaba. Precisamente los chinos, son la etnia que despierta menos sentimientos racistas, según todos los estudios sociológicos.

Bien mirado, en los incidentes de Elche, ni siquiera habría un atisbo racista en el origen. Estalló bestialmente la indignación de un colectivo de empresarios y trabajadores del calzado, no contra una raza, sino contra una competencia que consideran desleal, aunque probablemente ni lo sea.

Mientras el sector del calzado español atraviesa por momentos difíciles, las importaciones de calzado chino se han multiplicado por mil en menos de una década, y a unos precios que en el mismísimo pie del cliente, son más baratos que lo que cuesta producirlos en España.


Detrás de ello, como en la mayoría de los productos orientales, existe una trama de explotación -niños y adultos trabajando en condiciones infrahumanas, jornadas brutales y salarios del miedoque, no nos llamemos a andana, les hemos enseñado los occidentales, nosotros los del primer mundo, mientras nos aprovechábamos de ello.

Multinaciones y menos multinacionales se vienen lucrando de la manufactura con salarios tercermundistas, bonito truco criminal que hemos enseñado a los nativos. Ahora nos devuelven el viaje.¡Vaya por dios!

Frente a esa situación tan real como grave y preocupante nos quedan dos alternativas: ponernos a trabajar como chinos olvidando dos siglos de conquistas sociales, (impensable, intolerable, inhumano), o invertir en tecnología para el abaratar costes y el aumentar la calidad, un terreno en el que hoy por, el privilegiado primer mundo al que pertenecemos, no habría de tener competencia.

Recetas de este tipo han sido barajadas por Zapatero en Alicante, muy en sintonía con las que desde la Generalitat había apuntado Justo Nieto.

O emprendemos ese camino con rapidez, o se nos come el peligro amarillo. A elegir.

27 septiembre 2016

Como ha logrado sobrevivir el sector juguetero

Como sus competidoras alicantinas, el origen del grupo juguetero francés Smoby se remonta a principios del siglo pasado.80 años después el 70% de su actividad se desarrolla todavía en la Unión Europea (el 20% está localizada en China y el 10% en Tailandia). Smoby cuenta con 14 filiales internacionales, presencia en más de 100 países y cerró el ejercicio 2003-2004 con una facturación de 273 euros, lo que supone un crecimiento del 20% respecto al año anterior.

El presidente mundial del grupo, el segundo en volumen de Francia y uno de los 10 mayores del mundo, Jean-Christophe Breuil, expuso los secretos de la supervivencia en el sector juguetero, uno de los más afectado por la caída de rentabilidad en los últimos dos años en la Comunidad Valenciana.

«La estrategia de Smoby en los 10 últimos años ha sido no desplazarse a China, sino encontrar buenas fábricas en el lugar adecuado», afirma Breuil, «mantenernos como fabricantes nos da fuerza ante nuestros clientes».

En su opinión, «no se puede vender en la UE más barato que los chinos». La clave se encuentra, en consecuencia, en «la innovación tecnológica, industrial y de producto» ya que «el corazón del juguete consiste en fabricar buenos productos».


Si un competidor presenta novedades, Smoby saca al mercado el doble. Destina para ello el 5% de sus ventas a inversión. «Las empresas que no tengan capital suficiente para invertir en innovación y renovación de producto son las que van a sufrir», afirma el presidente de la multinacional juguetera, «y en ese sentido el problema es que hay mucho fabricante pequeño».

Breuil considera que el mercado crecerá los próximos años a un ritmo de entre el 2% y el 3%. Su compañía cuenta con un departamento de investigación de tendencias y modas en Francia. ¿Hacia dónde va el mercado? «Eso es algo muy complicado de decir, los niños están muy influenciados por el entorno y los medios de comunicación», apunta. Ganan peso los juguetes educativos, de corte tradicional, con algún componente electrónico.

Sobre la incidencia de los videojuegos, Breuil es contundente.«El mal ya está hecho, los juguetes ahora son hasta seis años, hemos perdido la banda que llegaba hasta los 10 años», afirma.Pero a pesar de que el tramo de edad se ha reducido «a los niños se les hacen más regalos: son menos, los padres se separan, etc.».

El segundo gran eje estratégico de Smoby es la internacionalización.Recientemente ha abierto delegaciones en lugares con renta más baja como Moscú o México.

Breuil considera que «el fabricante debe invertir mucho en producto y en marketing, pero no puede entrar a competir en la distribución».

Su receta para hacer frente a las copias consiste en disponer de poderes públicos «más severos». Las aduanas siguen siendo muy permeables, aunque todavía va en función de los países. «Francia está bien controlado, Holanda es un coladero y España podría adelantar mucho», afirma.

Además insta a extender el modelo francés: multa de 50.000 euros/producto copiado al distribuidor que debe abonar en 48 horas y retirada de toda la colección. «Carrefour lo sufrió en sus carnes y no ha vuelto a repetir», dice maliciosamente.

Desde la perspectiva empresarial, el presidente mundial de Smoby aporta su experiencia. «Lo que hacemos es renovar el 30% de la colección cada año», señala. No obstante, «si la Unión Europea quiere defender su industria tiene que proteger la propiedad industrial», conluye Breuil.

25 septiembre 2016

La crisis del sector turístico español

El secretario general de Turismo del Gobierno central, el socialista Raimon Martínez Fraile, aseguró ayer en Barcelona el sector turístico español no está en crisis y que el modelo de sol y playa sigue siendo la «estrella» de la oferta turística del país, aunque la promoción que se ha hecho en este segmento en los últimos años ha sido «mínima».

El secretario general de Turismo se incorporaba así al debate abierto por el conseller de Comerç, Consum i Turisme de la Generalitat, Pere Esteve, que durante el mes de agosto invitó al sector a buscar alternativas ante lo que consideraba un modelo agotado.

El acicate lo aportó la consellera de Interior, Montserrat Tura, cuando atribuyó unos incidentes violentos registrados en agosto en Lloret de Mar al «turismo de borrachera» y denunció las prácticas de determinados operadores hoteleros.

Martínez Fraile, que participó ayer en el Primer Foro Hotusa, señaló que es precisamente en el modelo de sol y playa «donde ganamos o perdemos la batalla» y que es evidente que estamos en una situación de cambio y hay que renovarse», informa Efe.

Afirmó que el futuro del sector está en la calidad y no en la competencia del precio, y que se necesita una «revolución tecnológica y una adaptación a los nuevos tiempos». Entre otras cosas, Martínez Fraile apostó por buscar una legislación que no obligue a los trabajadores del sector a trabajar casi todos los días festivos.




Además, ha señalado que su departamento pretende consensuar con las Comunidades Autónomas y ayuntamientos un plan de promoción para el año próximo y otro trienal 2006-2008, y hacer un estudio sobre lo que quiere el mercado.

Según Martínez Fraile, no se trata de invertir más en promoción sino que «hay que invertir mejor», teniendo conocimiento de la oferta y la demanda. Para Martínez Fraile, no hay que tomar las decisiones «con el olfato», sino de manera científica, conociendo el sector y sabiendo qué quieren los turistas.

Así, criticó que en los últimos años se haya dedicado el 90% de la promoción al turismo cultural y sólo el 10% al de sol y playa y, aunque también afirmó que hay que hacer promoción del primero, el de sol y playa es el fundamental, contrariamente a lo que piensan algunos. Para Martínez Fraile, el sector turístico español no está en crisis porque desde hace 10 años España está en el «podium» junto a EEUU y Francia y, si continúa ahí, es porque está bien posicionada.

El secretario general de Turismo recordó que el 2016 fue el mejor año turístico de la historia y señaló que desde entonces se ha crecido un 6% y «todavía hay posibilidades de crecer más». Según Martínez Fraile, hay que introducir el I+D+I en el sector, apostar por los recursos humanos y adaptar la oferta a la demanda, por lo que ha dicho que hay que introducir las nuevas tecnologías e invertir en las instalaciones obsoletas de algunos destinos maduros.

Por otra parte, según los datos del Gremi d'Hotels de Barcelona, la media de ocupación de los hoteles barceloneses descendió durante los meses de junio, julio y agosto en el 1,39% con respecto al mismo periodo del año 2016. Este descenso de la ocupación media ha ocurrido pese a que el precio de las habitaciones decrece continuamente: ha alcanzado los 12 euros durante el presente verano.

Las previsiones para este otoño son, sin embargo, optimistas ya que desde el gremio se espera un ligero aumento del turismo de negocios al ponerse en marcha en noviembre el Centre de Convencions del recinto Fórum.

23 septiembre 2016

Nuevo encarecimiento del precio del petróleo

Las Bolsas tienen más motivos para bajar que para subir y, sin embargo, prosiguen el camino alcista iniciado tras los mínimos del pasado agosto. Ayer, las plazas europeas y Wall Street experimentaron moderadas subidas a pesar de las malas noticias económicas publicadas y un nuevo aumento del precio del petróleo.

La confianza del consumidor estadounidense vuelve a debilitarse en septiembre, al persistir las dudas sobre la economía y el mercado laboral.

El índice de confianza del consumidor elaborado por la Universidad de Michigan, en su lectura preliminar para el presente mes, bajó una décima, hasta 95,8 puntos, echando por tierra las perspectivas de los analistas de Wall Street, que apostaban por que rebotaría hasta 96,5.

El dato de confianza de los ciudadanos es muy seguido por el mercado, ya que se considera un barómetro de la tendencia del gasto de los consumidores.

La decepción también llegaba ayer al viejo continente, donde se conoció que la producción industrial de la zona euro se incrementó un 0,4% en julio respecto al mes anterior y alcanzó el 2,4% en tasa interanual, por debajo de las previsiones de manejadas por los economistas.


Y estas pobres cifras macroeconómicas fueron acompañadas por un nuevo encarecimiento del precio del petróleo, pese a que el huracán Iván no dejó secuelas tan graves como las temidas en las plataformas petrolíferas del Golfo de México.

El barril de Brent, la referencia en Europa, se llegó a revalorizar un 2,5% en la jornada y rebasó los 41,75 dólares, mientras que el Texas ganó por encima de un dólar en Nueva York y llegó a tocar los 45.

Pero los inversores, prefirieron obviar las malas nuevas y se agarraron con fuerzas a las favorables previsiones de beneficios para el tercer trimestre del año, realizadas por Ford, Texas Instruments y Qualcomm. Así, las plazas europeas cerraron con avances que se acercaron al 1%, a excepción de Madrid, que concluyó la sesión prácticamente en tablas.

Tanto el Dow Jones como el Nasdaq mantuvieron moderadas ganancias durante toda la sesión y cerraron al alza ganando un 0,4% y un 0,3 %, respectivamente.

Sin embargo, pese al ascenso, una jornada más, las Bolsas volvieron a adolecer de falta de actividad. Los volúmenes de negocio fueron pequeños, evidenciando la ausencia de inversores en la renta variable.

«Las últimas subidas no han ido acompañadas de un sólido volumen de negocio, lo que hace poner en duda el alcance de las mismas», afirma Juan José Fernández-Figares, jefe de Análisis de Link Securities, quien dice que el mercado sigue sumido en una fuerte apatía e indefinición, al persistir las dudas sobre el futuro económico.

El crecimiento económico en Estados Unidos sufrió un debilitamiento en el segundo trimestre y, ahora, el mundo económico y financiero, en pleno, trata de determinar si la debilidad es transitoria o marca el comienzo de una tendencia de desaceleración económica de más largo plazo.

«Lo cierto es que las últimas cifras macro, invitan a pensar que nos podemos encontrar ante un escenario de tasas de crecimiento muy moderadas», afirma un gestor de un banco español.

En este contexto, los expertos no descartan que la Bolsa prosiga con su lento movimiento alcista de cara a fin de año, pero dentro de la apatía que caracteriza a la renta mundial en 2016.

«La mayoría de los inversores no quieren aumentar sus posiciones en acciones, ya que hay demasiadas dudas en el escenario económico, empresarial y geopolítico», apunta Juan Cueto, director de Estrategia de Ibersecurities.

En este contexto, los expertos recomiendan elegir con mucho cuidado en qué valores invertir. Estiman que es recomendable entrar en empresas con buena salud financiera, que cuenten con un negocio estable y que tengan una alta rentabilidad vía dividendo.

21 septiembre 2016

El modelo sol y playa está en el ocaso

Tan excesivo parece afirmar que el turismo de sol y playa tiene los días contados (se supone: con pocos días que contar), según vaticina la ministra de Medio Ambiente, como creer que aquí no pasa nada, que seguimos siendo la primera o segunda potencia turística mundial y que, a lo sumo, lo único que ocurre es que en los últimos años se han construido demasiados hoteles, como también se ha podido leer u oir este verano.

El modelo sol y playa lleva medio siglo funcionando bien, y con sus ineludibles complementos, sean el golf o los deportes náuticos, sean parques temáticos u otros atractivos, tiene ante sí un largo futuro. Corresponde a una tendencia generalizada en la sociedad de nuestro tiempo a disfrutar del mar. Allí donde hay mar y buen clima, aumenta la población, lo mismo en Florida que en la Costa del Sol. Y no sólo en verano. Eso no va a cambiar en lo esencial.

De ahí a creer que todo está hecho y que se trata sólo de invertir más en publicidad, media un abismo. Hay que competir mucho, cada año más, con más países y en más frentes, nuestra competencia ya no es sólo el resto del área mediterránea, donde, se llamen Croacia o Turquía, el que no corre vuela, el abaratamiento del transporte aéreo -que va a seguir- nos ha acercado el Caribe, pronto a otros lugares del mundo.


Hay que mejorar la oferta temporada a temporada. Y la mejora no es más alcohol y más decibelios, es playas más cuidadas y más respeto al paisaje, menos destrozo urbanístico. Más calidad, menos masificación. Lo inquietante es que repetimos errores.Huelva, la última en incorporarse al festín turístico, los está cometiendo, ahí está la grave deforestación -sin necesidad de incendios- de su litoral, Punta Umbría a la cabeza. Y la intensidad de la construcción en la costa malagueña, hoy la más alta, con mucho, de Europa, no va paralela a una mejora de la arquitectura y del entorno. Los propios ayuntamientos tienen mucha culpa de ello. Toleran la masificación y creen que todo se soluciona con construir aparcamientos bajo los paseos marítimos.

Si no ponemos remedio al deterioro, sí peligrará ese turismo masivo de sol y playa. Masivo, pero no ciego. Porque si humano es vivir y gozar junto al mar, también lo es cambiar de aires si sólo nos traen ruido o de arenas si las que pisamos no están limpias, o reducir la estancia mensual o quincenal de antaño a una semana. Todo ello con independencia de que podamos pensar que en la Andalucía de hoy caben otros buenos negocios que no sean levantar un hotel en primera o quinta línea de playa con autopista cerca.

19 septiembre 2016

Como ahorrar dinero en la reparación de tu coche

Cada español gasta al año 433 euros en el mantenimiento de su coche. Frente al recambio nuevo, las piezas usadas y refabricadas ganan enteros entre los conductores profesionales o con vehículos viejos.

Después de los hijos, el coche es el miembro de la familia más caro de mantener. Exactamente, cada español gasta, de media, unos 433 euros anuales en reparaciones, según un estudio de la consultora Grupo Interprofestional de Productos Automóviles (Gipa), especializada en temas de posventa.

No obstante, el mundo del automóvil también ofrece la posibilidad, a los conductores menos 'sibaritas,' de que el mantenimiento del vehículo no suponga una sangría económica. A los conocidos desguaces de automóviles, que este año han iniciado su etapa de profesionalización por exigencias legislativas, los fabricantes de componentes sondean un nuevo mercado en «expansión»: los recambios refabricados o reconstruidos. «El cliente habitual de estos productos son profesionales, o personas que no quieren invertir mucho dinero en su coche, normalmente con más de ocho años", señala Álvaro Muñoz, responsable del departamento de producto de Hella. El principal caballo de batalla de estos recambios frente al usado es su duración.


«Las piezas refabricadas poseen la misma garantía que una nueva. Es decir, dos años o los kilómetros estipulados por el fabricante, lo que supone un valor añadido para el consumidor frente a las piezas de desguace», resume Muñoz. No obstante, el principal problema para la masiva comercialización de este tipo de recambios es su fiabilidad.

Algunos, como los motores de arranque o los alternadores ya copan el 95% del mercado, aunque otros, como los compresores de aire acondicionado o las pinzas de freno reconstruidas han tenido mayores problemas para hacerse hueco por su corta duración.

«También, hemos detectado un mercado potencial en las unidades de control del motor (ECUS, o 'centralitas') refabricadas. Hella ha desarrollado un programa de reciclado electrónico de las 60 'centralitas' más habituales», puntualiza Muñoz. La introducción de este proyecto en Europa se inició este año en Austria, Dinamarca y los países del Benelux. Y el año que viene llegará al resto de mercados, entre ellos Francia, Italia y España.

Por otro lado, los antiguos cementerios de automóviles han emprendido una nueva etapa, en la que sólo los desguaces que se dediquen profesionalmente al reciclado de coches asegurarán su supervivencia.

En cifras, los 3.500 centros de 'achatarramiento' que el Ministerio de Medio Ambiente detectó en nuestro país, darán paso a 500 Centros Autorizados de Tratamiento(CAT) a finales de 2016, que se encargarán de reciclar los 1,1 millones de vehículos que se dan de baja anualmente.

Estos centros aprovechan las piezas útiles de los coches desguazados, las cuales pasan a formar parte de las estanterias y de los archivos informáticos de búsqueda que poco a poco crean estos centros en Internet.

Sin embargo, hay repuestos usados, que aunque se venden, no se pueden instalar, ya que afectan a la seguridad del coche, como frenos, dirección, suspensiones y chasis.

El mayor quebradero de cabeza para un conductor que repare su coche con piezas usadas o refabricadas es la garantía y la homologación de las mismas.

«La garantía de una pieza usada es distinta que la de una refabricada. Lo más importante para el usuario es pedir la garantía del recambio por escrito, tanto al taller como al centro de distribución, ya sea un desguace, un vendedor independiente o uno oficial», destaca Armando Higueras, secretario general de la Confederación Española de Talleres de Reparación y Afines (CETRAA).

En el caso de un recambio usado es preferible que el conductor acuda primero a un taller de confianza antes de comprarla en el desguace, puesto que son los propios centros de reparación los que «tienen que responsabilizarse por escrito de que el recambio usado se encuentra en perfecto estado, y es compatible con nuestro coche».

La garantía que ofrecen todos los desguaces o Centros Autorizados de Tratamiento (CAT) por una pieza usada es de un año. No obstante, la garantía del CAT también estipula los kilómetros que el conductor puede recorrer con dicho repuesto dependiendo de las características técnicas de la pieza.

Por otro lado, la garantía de un recambio refabricado es la misma que dispone uno nuevo. Es decir, dos años o el kilometraje tasado por el fabricante. Asimismo, el usuario también debe comprobar la certificación de la pieza.

Ésta se encuentra en el dorso del recambio, donde lleva inscrita la letra R -pieza refabricada- y el nombre de la compañía de recambios que ha fabricado la pieza, la denominación de un centro autorizado por dicho constructor de componentes o una empresa acreditada por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

PIEZAS USADAS
La nueva cara que estrenaron los desguaces el pasado año ha beneficiado tanto a los usuarios como al medio ambiente. Los cada vez más exigentes porcentajes de reutilización de los coches, junto a la paulatina profesionalización de los centros, ha obligado a los CAT a sustentar su negocio en la venta de piezas usadas.
Motor Renault Mégane 1.4: 210 euros.
Pinzas de freno: 18 euros.
Motor de arranque: 36 euros.
Alternador: 90 euros.
Compresor de Aire Acondicionado: 120 euros

PIEZAS REFABRICADAS
Las piezas refabricadas son un mercado en «expansión», con una cara positiva y otra negativa. Por un lado, está la garantía del recambio, que es la misma que la de uno nuevo. Aunque, por otro lado, la insuficiente fiabilidad de algunos repuestos o su escasa duración, después de pasar por segunda vez por las cadenas de montaj,e ha frenado su masiva comercialización.
Motor Renault Mégane 1.4: 900 euros.
Pinzas de freno: 66 euros.
Motor de arranque: 36 euros.
Alternador: 90 euros.
Compresor de Aire Acondicionado: 400 euros.