21 julio 2013

Madonna una musa a seguir

Copian el estilo de los mejores diseñadores del mundo. Lucen corte de pelo a la última y prestan gran atención a los maquillajes más vanguardistas. Sin complejos ni medias tintas. Pero ninguno de ellos se muestra capaz de dar un auténtico toque de distinción a unos looks que hacen las delicias del papel couché. ¿Su nombre? Fashion victims (traducido literalmente del inglés, víctimas de la moda). ¿Su fórmula? 

Anteponen los dictados de las tendencias al gusto personal de pies a cabeza, arrasan las boutiques de forma impulsiva y pierden los nervios con las listas de espera.¿Y sus embajadores? Hay opiniones para todos los gustos. Los apasionados de la moda suelen saber con certeza quiénes son merecedores de la tan laureada expresión sajona. Los iniciados en el tema, quizá no tanto. Y es que, al igual que sucede con el término glamour, se tiende a confundir ciertos calificativos con su verdadero significado. 

Máxime si el calificativo en cuestión forma parte de un debate que sigue sin encontrar respuesta definitiva: ¿posee Britney Spears una imagen sexy y ultrafemenina identificable o es una fashion victim más de la nueva generación del star system? ¿Su vestuario dista mucho del estudiado escaparate de Paulina Rubio o de Marta Sánchez? 

¿Existe algún matiz que diferencie sus insistentes y tan populares doradas cabelleras? Como en su día declarara la ex Spice Girl, Geri Halliwell, «las chicas quieren a alguien con quien identificarse y a quien copiar la ropa».A numerosas famosas de muy distintos ámbitos (el cine, la música, herederas multimillonarias...) les sucede lo mismo. Incluida a ella misma, quien tras debutar en su fulgurante carrera con una imagen de pícara pelirroja con curvas pronunciadas, ahora luce delgadez de gimnasio, estilismos previsibles y melena rubia al viento. En definitiva, un ejemplo más en el ascendente universo de las llamadas bellezas clónicas.

Para ella, y para la mayoría, la musa a seguir es sin duda alguna Madonna. Basta con que la rubia de oro luzca en una de sus múltiples apariciones públicas una prenda o accesorio determinados, para que la tendencia se dispare. Algunos de sus últimos legados: el sombrero de cowboy, las ondas en su melena, el jean sexy o el trench para el día y la noche... A pesar de que su influ- encia es inigualable hasta la fecha, otras artistas la acompañan en el podio de las más copiadas: Kate Moss, Milla Jovovich, Cameron Díaz, Björk, Elle Mac Pherson... Mención especial merece Carrie, personaje protagonista de la serie Sex and the City interpretado por Sarah Jessica-Parker, cuyos singulares estilismos dirigidos por Patricia Field causan furor al otro lado del charco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario