28 julio 2014

Ana María Matute una señora entre las señoras

Si tiene que escoger una, sólo una, una única firma, no lo dude: Ana María Matute. Porque, pese a que la cola se prevé importante (sólo firma una hora, a eso de la una, en la Casa del Llibre de paseo de Gràcia) conocerá a una de las mejores escritoras de las últimas décadas y a una de las señoras más señoras de esta Barcelona en que ya casi no quedan.

Pero ya sea porque ponga en duda que mi elección tiene que ser también la suya, porque precisa más de un regalo (usted sabrá cuántos amores tiene y cuántos libros necesita) o porque tiene la imperiosa necesidad de llevarse a casa más de un trofeo, he aquí una lista de sugerencias para poder ir a tiro, más o menos, seguro. Que las calles se llenan en exceso, las multitudes en estos días ya de calor agobian y para pasear por pasear ya están los escolares salidos del colegios, tradicionalmente los mayores y mejores usuarios de la mañana de Sant Jordi.

Dicen que de bien nacido es ser agradecido. O sea que primero ocupémonos de los que han llegado desde lejos para conocer o redescubrir la locura que un día al año los libros producen en los catalanes. Y este año el plantel internacional es bastante importante. Federico Moccia, sí el de las novelas de amor y los candados en los puentes, repite, quizás porque se haya enamorado de Sant Jordi. Si tiene penas de amor, compañeras de pluma podrán ayudarle: porque siempre hay un buen romance en las novelas de Kate Morton (ahora es El cumpleaños secreto, antes fue El jardín olvidado) y Sarah Lark (que ha viajado de El país de la nube blanca a La isla de las mil fuentes). 

Asa Larsson prefiere los misterios, a poder ser en blanco de nieve y rojo de sangre (vuelve con Sacrificio a Molek); y, en cambio, Andrew Morton se queda con las reinas: las que son, las que serán y las que serían, cuatro Ladies of Spain, la Reina Sofía con Letizia, Elena y Cristina. Y para rey de la palabra es, ha sido y será, Amin Maalouf, aunque apueste por Los desorientados. Y desde la Roma de Nerón, que no la de Napolitano, llegará Lindsay Davis.

A media tarde, el gremio de libreros ofrecerá las cifras de los más vendidos. Y, o mucho me equivoco, o al frente siempre habrá un Albert: Espinosa (Brújulas que buscan sonrisas perdidas) y Sánchez Piñol (Victus). Si quiere triunfar, apueste por el primero, porque Sánchez Piñol estará ausente. Tampoco se equivocará si busca a valores siempre seguros como Ildefonso Falcones, María Dueñas, Carme Riera, Marc Pastor, Lorenzo Silva, Alicia Giménez Bartlett, Matilde Asensi, Carlos Ruiz Zafón, Javier Sierra, Marius Serra, Rosa Regàs, Enrique Vila-Matas, Eduard Punset, Eduardo Mendoza, Josep Maria Espinàs o Rafael Chirbes; estrenen o no libro, todos pasearán dedicatorias de librería en librería. Entre los debutantes, Dolores Redondo y Jesús Carrasco.

Sí. Es así. Nos guste o no nos guste. A veces quienes más venden el día de Sant Jordi no son quienes mejor escriben sino quienes más veces salen por la tele. Y si se trata de salir, este año hay dos que se lleven la palma: Jorge Javier Vázquez, que piensa que La vida iba en serio, y María Teresa Campos, a vueltas con la vida de la princesa Letizia. 

Pero para fenómeno televisivo, el de Polònia, que también tiene libro y también firma, olé tú poderío, con stand propio. Pero hay más, porque Ana Duato (junto a la fotógrafa Teresa Peyrí) también llega a las librerías con Cuéntame. Y, por si fuera poco, Pedro Ruiz le ha escrito a El hijo que no tengo; Daniel Brühl, a la Barcelona que le vio nacer; Sandra Barneda a una periodista que podría ser ella aunque no lo sea; y Jaume Barberà augura que S'ha acabat el bròquil.

Con Jordi Pujol a la cabeza (que el ex president hace muchos años que no se pierde una fiesta de los libros), son más las figuras que llegan a las librerías desde el compromiso político o social. Una de las más buscadas este año será Ada Colau, figura indiscutible por su campaña contra los desahucios, que a última hora de la tarde coincidirá con A la puta calle de Cristina Fallarás. También se comprometen con sant Jordi tres que dieron la cara por ERC, Pilar Rahola, Ernest Benach y Joan Ridao.

No se han cantado canciones de amor estos últimos meses Gemma Mengual y Anna Tarrés, pero las dos se han explicado en las páginas de un libro y las dos lo firman (¿se cruzarán unas brazadas en alguna librería?), pero sí que suenan y bien otros que también preparan dedicatorias: como Loquillo, Sisa, Els Catarres, Lluís Gavaldà de Els Pets o Joan Miquel Oliver, de Antònia Font.

Y, por último, si quiere saber que acertará sí o sí, puede escoger a alguno de los autores, colaboradores de EL MUNDO; que mañana firmarán piezas que no son artículos: con Laura Fernández (La chica zombie) y Llucia Ramis (Tot allò que una tarda morí amb les bicicletes) a la cabeza, también están ya en la parrilla de salida Lázaro Covadlo, Pilar Eyre o Jordi Llavina. Además, y para redondear la jornada, Cristina Peri Rosi en el marco de la Bienal Uruguay-Catalunya ofrecerá un recital poético en un acto en el que recibirá el premio Delmira Agustini que otorga el Gobierno de su país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario