08 mayo 2012

La fórmula 1 sin patrocinadores

Durante el pasado Gran Premio de Europa de Fórmula 1, los eventos alternativos a las carreras se potenciaron con un plato fuerte para turistas y fieles: la celebración de un macroconcierto organizado por la propia organización del mundial de automovilismo. Así, el Ágora acogió una actuación de David Guetta, referente en las listas de éxitos en los últimos años. El evento, parece, funcionó, y acogió a casi 8.000 personas, muchas de ellas VIPS que llegaron a pagar hasta 3.500 euros por verlo con todos los lujos posibles.

El acuerdo era sencillo, el Consell cede el espacio mientras la promotora se hace cargo de todos los gastos (también de los beneficios). Pero las cosas no están bien ni para algo tan aparentemente infalible como la Fórmula 1: este año no se repetirá el evento. Según ha podido saber este periódico, se trata de un problema de patrocinios, ya que la organización no ha podido conseguir los sponsors necesarios para hacer frente al montaje.

De momento, la empresa que se encarga de estos eventos, F1 Rocks, sólo ha organizado uno en lo que llevamos de campeonato, en Melbourne, con la actuación de Lenny Kravitz. Todas sus citas mantienen ese perfil alto: han actuado nombres como Beyoncé, Black Eyes Peas, Metallica, Eminem o Macy Gray en los últimos grandes premios celebrados. De hecho, la idea de la organización era aumentar la oferta, hacer algo más grande para 2012.

En una entrevista concedida el pasado año a EL MUNDO, el dueño de los derechos de F1 Rocks, Robert Montague, aseguró que fue el propio Bernie Ecclestone, patrón del campeonato, el que «nos convenció» para venir a Valencia. Había mucho interés. «Es una ciudad adecuada para los grandes eventos», matizó. Su intención era la de «probar» las posibilidades del Ágora como zona para conciertos, y ampliar el espacio con algún otro enclave de la Ciudad de las Artes y las Ciencias. «Quizás hagamos un concierto más grande, con más aforo y artistas».

El propio Montague reconoció que tenían «tres años más de contrato» con la organización y que los espectáculos seguirían. Sin embargo, dan casi por hecho que, al menos en esta edición, no podrá ser. Consultados por este periódico aseguran, no obstante, que volverán a la ciudad en los próximos años, teniendo en cuenta que el Gran Premio seguirá en Valencia bajo el nuevo formato de la alternancia con Cataluña.

El evento aparecía en el calendario como una cita perfecta de cara al modelo de gestión que quiere imponer el Consell, ahora que ha adquirido los derechos del campeonato comprando Valmor. La nueva organización quiere montar actividades durante todo el año para complementar el Gran Premio; conseguir que la gente se implique con el circuito urbano y las carreras más allá de los tres días de junio.

La visita de Guetta el pasado año fue un éxito de público, aunque hubo algunos problemas técnicos con el artista que empañaron la cita. El DJ alegó problemas técnicos y se retrasó durante varias horas, lo que provocó que buena parte de los asistentes se quejaran a la organización. Con todo, finalmente no hubo problemas mayores y la gente disfrutó de una actuación que se alargó hasta altas horas de la madrugada.

La visita de David Guetta fue la primera pero no es el único intento que F1 Rocks ha hecho para entrar en la política de eventos de la ciudad. Durante las primeras ediciones del Gran Premio se habló de la llegada de Beyoncé, algo que confirmaron desde la organización que aludió a un problema de derechos del festival como principal escollo para su llegada a Valencia.

Que el nuevo modelo de gestión de la Fórmula 1 en Valencia tiene como objetivo prioritario ahorrar costes es un hecho: ya hay cifras sobre la mesa para intentar recortar un 35% cuando llegue la edición de 2017. El montaje del circuito urbano, que no es permanente, es un factor clave. Y para esta misma edición ya habrá cambios sustanciales.

El Circuito del Motor y Promoción Deportiva iniciará los trabajos durante la segunda semana del próximo mes de mayo. A partir de esa fecha, el montaje se alargará alrededor de ocho semanas, una menos que en la edición anterior. Todo ello supondrá dos beneficios: por un lado, menos molestias para los vecinos; por otro, un considerable ahorro económico.

En las primeras semanas se limpiará la zona y se acondicionará algunos puntos concretos. La segunda fase comenzará el 18 de junio, día en el que el tráfico en los alrededores del Circuito Urbano se cortará por completo hasta el fin de semana del Gran Premio. A partir del día 24, cuando finalicen las carreras, se iniciará la tercera fase, la del desmontaje.

La fecha tope marcada es el trece de julio, cuando está previsto que se reabran las calles al tráfico. En tres o cuatro días después toda la instalación, gradas incluidas, estarán retiradas y listas para la siguiente edición, en 2017.

El inicio del montaje está previsto para la segunda semana del próximo mes de mayo.

Las calles se cortarán al tráfico a partir del 18 de junio, poco antes del fin de semana del Gran Premio.

Todo volverá a su estado normal en la segunda quincena de julio.

Harán falta 2.875 piezas de hormigón, 65.000 neumáticos y 3.300 toneladas de acero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario