20 febrero 2012

Ya empiezan a distinguirnos

Alexei y Vasili, Vasili y Alexei. Los dos hermanos gemelos del CSKA forman la principal muralla que ante sí tiene el Real Madrid en el partido de ida de la Champions en Moscú. Vasili será uno de los centrales que acompañe a Ignashevich, mientras que Alexei estará, presumiblemente, en el lateral derecho, en sustitución del titular en el puesto, el sancionado Nababkin. 

MARCA estuvo con ellos en la concentración que los rusos hicieron en Campoamor (Alicante), y la verdad es que es complicado diferenciarlos, incluso en las distancias cortas. A simple vista, es imposible llegar a distinguirlos. Imposible. Si uno se empeña, sin embargo, hay varios trucos que ayudan. 

Las famosas siete diferencias no se sabe si son tales, pero sí hay algunas que ellos mismos precisan, como si ya estuvieran acostumbrados a reseñarse para la distinción. Alexei, por ejemplo, es más alto (1,91 metros) por los 1,89 de Vasili. Otra: éste tiene la nariz rota, fruto de una antigua batalla. Una última, aunque ésta ya atañe al carácter: Alexei es más serio y tímido. Vasili -y lo comprobamos de forma fehaciente en el reportaje que ustedes están leyendo- se presta a bromear continuamente. 

Ambos son jugadores claves en el esquema de Slutsky. No son especialmente rápidos, pero su experiencia y su ascendencia en el vestuario les da galones en el CSKA. Alexei y Vasili nacieron un 20 de junio de 1982 en Moscú con apenas 20 minutos de diferencia. Primero fue Vasili y luego Alexei el que salió al mundo. 

Durante su carrera, apenas se han separado. Con ocho años se divertían juntos en el Smena, cerca de casa. Luego se fueron al Torpedo, donde dieron sus primeros pasos antes de hacerse imprescindibles en el CSKA. Apenas se han separado en este largo tiempo. Sólo en 2001, cuando Alexei fue cedido al modesto Novorossiisk, tuvieron que decirse hasta luego. Un año después ya estaban de nuevo unificados, como un ente indisociable. Desde finales de 2001, el CSKA es su casa y donde, seguramente, se van a retirar. 

La continuas bromas de Vasili durante el reportaje con MARCA hicieron que ambos tuvieran respuestas algo surrealistas. "Primero está Messi, luego Cristiano y después Vasili", nos dice Alexei en una de las primeras respuestas que le solicitamos. El traductor ruso-español del CSKA, Max, asistía divertido a la conversación entre estos dos jugadores que están a punto de cumplir 30 años y que llevan en el equipo del Ejército desde 2002. Desde entonces, han ganado tres Ligas rusas (2003, 05 y 06), cinco Copas (2005, 06, 08, 09 y 2011) y la UEFA del año 2005, en su mayor logro internacional. 

El hecho de ser gemelos... ¿se supone que les beneficia o da igual una vez en el campo? Esto responde Alexei: "Es bueno, y no sólo por lo futbolístico. Se comparte todo más. Ser gemelos sí nos ayuda". Vasili asiente y precisa: "Nos conocemos desde la infancia y nuestra comprensión mutua es perfecta. Sé cómo se comportará mi hermano en cada momento y viceversa. Por lo tanto, cuando estamos sobre el terreno de juego es mucho más fácil para nosotros". 

Una comprensión que también se ha basado en la sana competencia que han tenido el uno con el otro. Vasili cree al respecto: "Cuando éramos jóvenes sí competíamos, pero ahora nos tomamos las cosas con más calma, pues ya somos más expertos. La competitividad no está presente en el terreno de juego, pero sí en la vida diaria, ya que constantemente nos gusta discutir y jugar a diferentes cosas; es importante para nosotros". 

Y eso mismo es lo que hicieron en este reportaje para MARCA en Campoamor (Alicante). Los dos gemelos serán el obstáculo más duro para los Cristiano y compañía en su primer asalto a las eliminatorias de la Champions League. Dos tipos duros que querrán darle gloria a su club de toda la vida. Porque enfrente estará el Real Madrid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario