14 junio 2016

El verano no sería lo mismo sin la siesta

Sus amigos la describen como una persona justa y equilibrada, inmune al egoísmo y con una visión positiva de la vida, aunque no sea precisamente una ingenua. 

Ni de lejos. Hace falta un profundo conocimiento de la naturaleza humana con todas sus luces y sombras para crear personajes como los que pueblan sus novelas, que título a título, página a página, la han llevado hasta una cumbre, que todavía puede subir mucho más alto.

Finalista del último Premio Planeta con El tiempo mientras tanto, Carmen vive este verano un momento dulce, de plenitud vital y profesional, con su hija de cuatro años. Le roba unos minutos de ese paréntesis de descanso para este test estival con la ayuda de Monsieur Proust.

Qué es lo que más le gusta y disgusta del verano.
Lo que más, disponer de todo el tiempo para mí y para los míos, sin compromisos, sin prisas… ¿Lo que menos? ¡Que se acaba!
P.-¿Cómo se ha montado este año las vacaciones?

Este año ha sido muy movido, así que hemos planeado unas vacaciones muy tranquilas. Tenemos una casa en Artana, en Castellón, y estamos disfrutando de la Sierra del Espadán y de nuestros amigos.
¿Cuál es su manera preferida de refrescarse por dentro y fuera?
 Poca ropa y mucha agua.
P.-¿Qué equipaje de libros lleva en la maleta?

No la he cargado mucho, no crea. He traído a Vargas Llosa, que lo tenía pendiente, algo de Jane Austen y poco más. En el cine, ya he visto los Pitufos…. ¡Con una hija de cuatro años, creo que no puedo aspirar a mucho más!
Siesta sí o siesta no. ¿Por qué?
¡Por supuesto que sí! El verano no sería lo mismo sin la siesta.
Su menú ideal anti calor
 Ensaladas, gazpachos, helados…

Mejor recuerdo de sus vacaciones pasadas.
 Cuando era pequeña y pasaba el verano en el pueblo de mis padres, en Cuenca, con esa sensación de ser los reyes del mundo, de que todo era posible, de que éramos invencibles y libres…
Cómo quisiera que sus hijos las disfrutaran en un futuro lejano.
 Uf… Espero que mi hija sea feliz, en general, no sólo en vacaciones…

Proyectos para el próximo curso.
 Seguir trabajando, terminar nueva novela…
Alguna fórmula secreta contra el agobio de la crisis y del mundo en general.
 Creo que no hay que ver el mundo con miopía, es decir: esto que estamos viviendo y que es tremendamente grave, no es eterno.
También sería bueno asumir que el mundo tal como lo hemos conocido, ha terminado. Vivíamos en una burbuja irreal, y hay que aprender que menos es más.

El cuestionario Proust / «No tolero la intolerancia»
El rasgo principal de su carácter? La perseverancia
¿Un defecto que no pueda dominar? La impaciencia.
¿Se consideras buena persona? Sí, la verdad.
¿Por quién se cambiaría? Por nadie, creo que hay que aceptarse tal como se es.

¿Cuál es su precio? En principio, ninguno. Pero supongo que si estuviera en juego algo relacionado con mi hija, con su salud, con su felicidad….
¿De quién siente envidia? Envidia, de nadie. Admiración, por muchas personas.
¿Cuál es su ideal de felicidad? Saber que los míos están bien, y sentirme satisfecha con lo que hago.

¿Con qué error humano se muestra más indulgente? Soy bastante tolerante con los errores. Creo que errar es una manera muy buena de aprender.
¿Ante qué es intolerante? Ante la intolerancia.
¿Qué despierta su ira? Es que ira es una palabra muy fuerte… Pero me molestan muchas cosas: la mentira, la soberbia, la prepotencia, la maldad…
¿Por qué sería capaz de matar? En condiciones normales, no mataría ni a una mosca. Pero supongo que en situaciones extraordinarias todos somos capaces de hacer cualquier cosa por defender a los nuestros.

¿Qué cualidad prefieren los seres humanos? La solidaridad, la capacidad de ponerse en la piel de los demás. Por desgracia, no son cualidades universales.
¿Cuál es su palabra favorita? Uf….¡No soy capaz de elegir una! Amor, siesta, verano, vacaciones…
¿Cuál es su máxima en el trabajo? Dar lo mejor de mi, hacer lo máximo de lo que sea capaz, y, a veces, un poco más.
¿Qué cree aportar profesionalmente? La empatía en mi entorno.

¿Dónde le gustaría vivir? Me encanta viajar, y he conocido ciudades maravillosas como Nueva York, Londres, París, Roma…. Pero para vivir, me quedo donde vivo. En Picanya, que es el pueblo donde nací y en el que he decidido quedarme.
¿Música favorita? Para escribir, escucho música clásica.
Un color: El morado.

Un poeta: Ángel González
Algo hermoso. La sonrisa de mi hija.
Un héroe. Dos: mis padres.
¿Cuál es su asignatura pendiente? Aprender a montar en bicicleta.
¿Crees en la eternidad del alma? Me gustaría creer.
¿Cómo le gustaría morir? Tranquila.
Estado actual de su espíritu. Feliz, relajado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario