16 septiembre 2012

Los secretos de Europa del este


De pronto, a finales de los años ochenta, hemos tenido que acostumbrarnos a una nueva colección de tribus, naciones y grupos étnicos que suponíamos -de manera caprichosa- que estaban ocultos para siempre debajo del denso y sofocante manto del imperio soviético. Hace cinco años, ¿qué candidato a intelectual hubiese podido decir sólo dos cosas sobre Nagorno-Karabaj? Ahora, en cambio, esta provincia soviética aparece en los periódicos todos los días. Precisamente en Varsovia, donde por tradición son más sensibles a estos temas, un viejo amigo me recordaba el otro día que «nagorno» en ruso significa «alto». ¿Por qué -prosiguió mi amigola prensa occidental insiste en llamar Alto Karabaj -nombre rusoa un territorio que puede ser armenio o azerí, pero que de ningún modo es ruso? 

No tuve respuesta que darle, salvo decir que esos son matices y sentimientos que han sido desconocidos para nosotros durante los último cincuenta años. De este tema -me sugirió- podrás obtener un sinfín de historias que se pondrán de moda en los años noventa y verás muchos territorios que hay que redescubrir. ¿Por qué, entonces, no comenzar un viaje de redescubrimiento por Rutenia? ¿Acaso se trata de un territorio que aparezca en las noticias? En efecto, es un área de la que llega poquísima información, al ser casi completamente inaccesible para los occidentales.

Rutenia, que actualmente es una porción de Ucrania occidental y antes fue la parte principal de la Checoslovaquia oriental, ha cambiado de manos media docena de veces en lo que va de siglo. Y es un símbolo de la caja de Pandora que se abrirá en esta parte de Europa cuando el control de los partidos comunistas comience a aflojarse. En medio de los Cárpatos (en el pasado fue habitada por boikos, guzules y lemkos junto con los rutenos), esta tierra es el pivote de Europa Central. Se caracteriza, tal vez, por la adscripción de sus habitantes a la iglesia Uniata, una extraña religión ortodoxa con origen en Bizancio que debe fidelidad al Pontífice de Roma. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario